Ir al contenido principal

AMARILLO SUBMARINO ES


Los colores siempre han tenido una gran importancia, sobre todo cuando la televisión todavía era en blanco y negro y nos movíamos en esas escala infinita que va del blanco al negro, así que los colores eran imprescindibles para bucear en la realidad de nuestros ídolos y nos ingeniamos mil y una formas para darle colorear nuestro entorno. Recuerdo que hace ya muchos años se pusieron a la venta unos papeles de celofán, azul por arriba, verde por el centro y marrón justo por abajo. Era un artilugio que se ponía delante de la pantalla del televisor y así se podían ver los dibujos animados con colores y los mayores aseguraban que así no se te quemaban los ojos de tanto mirar la pantalla y descansaba la vista. Cuando el azul del cielo coincidía con el azul del celofán era casi mágico… era la maravilla del color. Pero lo normal era que la barriga de Cannon saliera de color marrón y la gorra de Tejota en el Tejado de color verde… pero era lo que había y la vista descansaba una barbaridad. Mientras en la radio los locutores se empeñaban en decir que hacían un programa en colores cuando la FM nacía con el sufijo en estéreo, que poco o ningún resultado le sacábamos en el Vanguard de estuche de cuero y menos con aquellos auriculares de una sola oreja que causaron no pocas lesiones internas en el oído de tanto empujar el cerumen hacía dentro para intentar disfrutar de ese “estéreo” que daba color a la música. Música que pintaba de amarillo a los submarinos, que obligaba a atar cintas del mismo color alrededor del viejo roble, mientras nos preguntábamos que demonios era un roble. Que el amor pintaba con tu nombre las paredes de la casa y no ya nos veíamos contratando a los pintores para rotular el salón con “Pepi” la del quinto “A” y aguantábamos estoicamente el cabreo, zapatilla incluida, de la madre por aquella demostración de enamoramiento graffitero al lado del mueble bar. Los Rolling Stones se empeñaban en pintarlo todo de negro, como los capítulos de en Los Límites de la Realidad y nos acojonábamos con la posibilidad de que el sacamantecas nos raptara por volver tarde de la escuela. En el cine los colores iban del rosa al amarillo, y en mitad se colaba el rojo de las capas de los centuriones romanos que se empeñaban todos los domingos, en sesión matinée, en capturar a Maciste, un forzudo que le sacaba los colores al imperio con su moreno de playa del mar Tirreno. Los colores eran fundamentales en aquella época, repito y reitero. Te ponías colorado cuando te acercabas a ella, blanco cuando el maestro te pedía la redacción “Un día en el campo”, que por supuesto no llevabas en la cartera. Verde cuando te tenías que tomar las vitaminas para ver si engordabas un poco y azul, cuando en enero te subía el cierzo por los perniles de los pantalones cortos. Rosa cuando te entraba la calentura propia de otro estirón y negro cuando Andresín te ganaba a las chapas… como siempre. Por eso nunca nos extrañó que hubiera un submarino de color amarillo o que a Martín, el del pelón azafrán, le pusieran de mote el bombero, porque siempre llevaba el casco rojo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…