Ir al contenido principal

AMARILLO SUBMARINO ES


Los colores siempre han tenido una gran importancia, sobre todo cuando la televisión todavía era en blanco y negro y nos movíamos en esas escala infinita que va del blanco al negro, así que los colores eran imprescindibles para bucear en la realidad de nuestros ídolos y nos ingeniamos mil y una formas para darle colorear nuestro entorno. Recuerdo que hace ya muchos años se pusieron a la venta unos papeles de celofán, azul por arriba, verde por el centro y marrón justo por abajo. Era un artilugio que se ponía delante de la pantalla del televisor y así se podían ver los dibujos animados con colores y los mayores aseguraban que así no se te quemaban los ojos de tanto mirar la pantalla y descansaba la vista. Cuando el azul del cielo coincidía con el azul del celofán era casi mágico… era la maravilla del color. Pero lo normal era que la barriga de Cannon saliera de color marrón y la gorra de Tejota en el Tejado de color verde… pero era lo que había y la vista descansaba una barbaridad. Mientras en la radio los locutores se empeñaban en decir que hacían un programa en colores cuando la FM nacía con el sufijo en estéreo, que poco o ningún resultado le sacábamos en el Vanguard de estuche de cuero y menos con aquellos auriculares de una sola oreja que causaron no pocas lesiones internas en el oído de tanto empujar el cerumen hacía dentro para intentar disfrutar de ese “estéreo” que daba color a la música. Música que pintaba de amarillo a los submarinos, que obligaba a atar cintas del mismo color alrededor del viejo roble, mientras nos preguntábamos que demonios era un roble. Que el amor pintaba con tu nombre las paredes de la casa y no ya nos veíamos contratando a los pintores para rotular el salón con “Pepi” la del quinto “A” y aguantábamos estoicamente el cabreo, zapatilla incluida, de la madre por aquella demostración de enamoramiento graffitero al lado del mueble bar. Los Rolling Stones se empeñaban en pintarlo todo de negro, como los capítulos de en Los Límites de la Realidad y nos acojonábamos con la posibilidad de que el sacamantecas nos raptara por volver tarde de la escuela. En el cine los colores iban del rosa al amarillo, y en mitad se colaba el rojo de las capas de los centuriones romanos que se empeñaban todos los domingos, en sesión matinée, en capturar a Maciste, un forzudo que le sacaba los colores al imperio con su moreno de playa del mar Tirreno. Los colores eran fundamentales en aquella época, repito y reitero. Te ponías colorado cuando te acercabas a ella, blanco cuando el maestro te pedía la redacción “Un día en el campo”, que por supuesto no llevabas en la cartera. Verde cuando te tenías que tomar las vitaminas para ver si engordabas un poco y azul, cuando en enero te subía el cierzo por los perniles de los pantalones cortos. Rosa cuando te entraba la calentura propia de otro estirón y negro cuando Andresín te ganaba a las chapas… como siempre. Por eso nunca nos extrañó que hubiera un submarino de color amarillo o que a Martín, el del pelón azafrán, le pusieran de mote el bombero, porque siempre llevaba el casco rojo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…