Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009

CAÍDA HACIA ARRIBA

Quien intenta explicar la situación económica de este país es todo un secretario de estado, de industria para más detalle, Jesús Candil que se enredaba en una increíble alambrada de eufemismos, de caídas hacia arriba, de crecimiento desplomado y derrumbes que construyen una realidad alternativa de números y cifras que eluden llamar a la cosas por su nombre.
Candil hubiera tardado apenas 10 segundos en decir que: “la cosa está muy jodida, pero creo que echándole cojones y trabajando juntos saldremos del pozo”. Pero prefirió usar 44 segundos para quedar preso en este bucle.

QUEBRADOS

Roque Lara, delegado en Jaén de la consejería de Agricultura, confundía una vez más la decimocuarta edición de Expoliva, es decir la que va después de la decimotercera y antes de la decimoquinta, con lo que nos queda al dividir 14 veces la unidad. Una vez más aquellos entrañables (lo digo porque se nos atragantaban en las entrañas) quebrados y fracciones vuelven a traernos la confusión a este mínimo común divisor del lenguaje que nos azota.

QUEBRADOS

CHOUCUQUIN

Para cierta gente sigue siendo mucho más chulo hacer “shopping” que ir de compras. Que los cigarrillos sean con “filter” y que personalizar un coche sea “tunear”. Los banquetes de bodas ahora se llaman “lunch” e ir al médico es hacerse un “checking”. En fin, parece que seguirá habiendo monos en Gibraltar durante mucho tiempo.

Luis Carlos García, presidente de Ferias Jaén, tiraba de anglicismo para hablar de cocina.




Y el profesor de la UJA, José Juan Gaforio, optaba por lo anglosajón para decir demostración de cocina.

ESPONTANEIDAD

Entre tanto encorsetamiento, guiones previos, “argumentarios” de partido, consignas obligatorias, balbuceos mediocres, medias verdades, mitades de mentiras, discursos pregrabados, frases hechas desechas de tanto uso, ideas clonadas, prudencia de baba, miedo a meter la pata, nervios por no saber que decir sin molestar al que paga, rigidez en los miembros, inflexibilidad en la lengua, reproducción de lo grabado, gravedad perdida en conceptos sin sentido, germanías disfrazadas de falsa modernidad, argot de patio de cárcel con moqueta,… entre todo esto de cuando en cuando se escapan unos gramos de espontaneidad que no estaría de más que se repitieran más a menudo en las numerosas comparecencias públicas que tienen lugar un días sí, otro también..
El protagonista es el presidente de la Cámara de Comercio de Jaén