Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

PARECIDO RAZONABLE

Inauguramos una sección en este cuaderno de bitácora gracias a la colaboración de una amiga periodista que se quedó boquiabierta cuando viendo la película “Up” se topó con que el abuelo protagonista tiene todo el careto del actual consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Luís Pizarro. Y aquí está la prueba.



Para más colaboraciones de este tipo: agudo@prensajaen.com

Donde pongo el ojo pongo la multa

El último invento de nuestros munícipes para luchar contra el caos circulatorio de la ciudad es el coche “ponemultas”. Una especie de “granhermano” con ruedas y una cámara de fotos para retratarnos en situaciones incómodas y comprometidas. Es decir que nos van a sacar la fotillo aparcados en el vado, en la doble fila o en el carril bus mientras esperamos a la parienta, el pariente o el pariento (que no se nos enfaden los de la corrección política). Si amigos, nos van a sacar el retrato mientras nos colamos en el último suspiro ámbar del semáforo o llamamos por el móvil a casa para decir que no llegamos, ni de coña a la hora de comer, porque estamos varados en el atasco de la Bariloche.

Así son las cosas, estos de la cosa pública capitalina nos van a freír como boquerones en manojillo para sacar pasta para pagar los dispendios del ayuntamiento, que no les llega ni la camisa ni la nómina al cuello, y no intenten huir amigo conductor, y recuerde lo que cantaba la Peñuela, que en las circ…

METIENDO EL ALA

Aún recuerdo el eco de los titulares que anunciaban que Jaén ya tenía aeropuerto gracias a la maniobra que añadía Jaén a la nomenclatura del aeródromo granadino. Hubo grandilocuentes declaraciones de los de la cosa pública que eran recogidas en el cesto de lo pionero que han tejido las administraciones en esta región en la que, todo va como va, pero en la que somos pioneros de casi todo.

Como les digo Jaén ya tenia aeropuerto y hasta un autobús exclusivo, con alas se fotografió en la publicidad del momento, que ha tenido que echar casi el cerrojazo ante la falta de demanda.

Otra vez la realidad pone las cosas en sus sitio por mucho que se empeñen los de la cosa pública en dibujar un paisaje de Arcadia Feliz en el que nunca meten la pata… y en este asunto han metido, perdón por el chiste fácil, el pato y hasta el ala.