Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

EL SONIDO DE LA DESESPERACIÓN

La imagen vale lo mismo que las mil palabras que podéis escuchar en el archivo adjunto. Hartos de esperar los trabajadores de Santana “acorralaban” al consejero de Economía, Antonio Ávila durante un acto institucional en el parque de La Victoria de Jaén.
Las fotos son de A. R Los extrabajadores de Santana Motor, empresa finiquitada por su propietaria, la Junta de Andalucía, hace 15 meses siguen esperando que se cumpla lo firmado en el acuerdo de cierre: prejubilaciones, indemnizaciones y recolocaciones. Nada de eso ha ocurrido hasta ahora. La frustración y la desesperanza tiñe la voz de los trabajadores. Antonio Ávila intenta tranquilizarlos con escaso éxito… así sonaba

AJUSTE FAMILIAR

Donde fueres o estuvieres haz lo que vieres. Antiguo consejo que he decidido poner en práctica para intentar poner en orden las cuentas de mi casa antes de que mi prima, la del riesgo, me deje de avalar el pago de la hipoteca, la contribución y el sello del coche. Así que me puesto a Griñán como mástil y a Diego por bandera y he decidido poner coto al dispendio, al despilfarro doméstico.
He decidido, primero, ajustar el  gasto del móvil de mi hija la pequeña: —Pero papá, esto no es un ajuste es un recorte en toda regla. Me quedo sin guasap y sin tuenti…— Se me queja como una sindicalista perdiendo su liberación — Se trata de solidaridad no de recortes. Así que te apañas dando toques y haciendo perdidas... Hay que ahorrar. Debes arrimar el hombro que yo tengo que mantener mi tarifa XXL en el aifon que para eso soy el cabeza de familia— le contesto marcando mucho las eses para darme un toque gubernamental y rajoyano —… pero papá… — Ni peros ni paras ni puras. Además, he consensuado con tu h…

DE PAGANINI

Ya era hora de que pudiera mojarle la oreja a mi vecina, la de la esquina, que tanto alardeaba de que ella “sólo iba al médico por los dineros” y que lo del “aseguro” era cosa de pobretones y de gente de poco glamur y menos lustre como yo. Menos mal que las decisiones que están tomando nuestros gobernantes me van a permitir sacar pecho en la cola de la caja del hiper y dejar caer que he contratado tarifa plana médica. Es decir que a mi vecina, que en ese momento embolsa los palitos de merluza, se le pondrían los pelos como alcayatas del 6 al saber que yo también tengo sanidad de pago, copago, repago y contrapago y que, además, por cada 50€ que me pula en eferalgán me regalan 100 SMS para consumir en la sala de espera de cualquier consulta de traumatología. ¡Toma ya vecina!
Definitivamente la democracia está llegando a nuestras vidas. Todos con medicina de pago y pudiendo optar, ojalá que salga adelante esa excepcional idea de cobrar por habitación, por el hospital que mejor se adapte …