Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

PATRIMONIO

Pues va a ser que no. Mejor una retirada a tiempo que un ¡zas en toda la boca!. Hacer mutis por el foro lamerse las heridas y recomponer lo que haya que recomponer para comenzar de nuevo. No hay prisa, la Catedral de Jaén lleva ahí más de 250 años y llevársela hasta las ardientes arenas de Doha sin salacot ni cantimplora podría ser una aventura con final infeliz. Lo de patrimonio de la humanidad tendrá que esperar a tenor de los informes técnicos que han puesto de manifiesto que la realidad también  existe fuera de los límites de la provincia. No bastan sólo titulares y declaraciones bienintencionadas de políticos locales. La decisión está en otras esferas y la catedral no debe tener prisa para navegar en el proceloso mar del papeleo y la burocracia. No ha mucho que atinó pasar por la Plaza de Santa María, contratado por los regidores capitalinos, un experto y doctor en Arquitectura, mexicano y ex miembro de la UNESCO, Francisco Javier «Pancho» López Morales. 228.000 euros de vellón c…

PAPELETA

Estos suizos deben estar locos como los paisanos de Astérix. Pues no van y dicen que no, que no quieren un salario mínimo interprofesional de tres mil y pico euros al mes. Y van y dicen que no en referéndum para darle más empaque al asunto. Eligen la papeleta del no. O bien ganan una pasta o estos suizos son gente razonable que cree que el dinero público si es de todos. Porque aquí, con lo que nos gusta una paguilla, nos prometen que nos van a soltar tres mil de ala con cada nomina y al ir a votar somos capaces de besar en los morros al presidente de la mesa,  a  los dos vocales,  a tres apoderados y hasta al guardia civil de la puerta del colegio. Pero claro aquí no nos llaman a soltar la papeleta nada más que para elegir entre el mismo de siempre o el siempre de lo mismo. Que si queremos las cortinas del saloncito en azul Vermeer o en rojo Tiziano. Así con este panorama las cuentas y las encuestas que ha publicado este periódico van diciendo que los unos y los otros van languidecien…

LA BARBA DE CONCHI

Anda la peña política a la gresca en ese gran «sálvame» en el que han convertido las campañas electorales. Emulando a los «kikos» y a las «estébanes» se acusan de ser lo malo de lo uno y lo peor de lo otro: —Que si sois el repilo del olivar. —Que si sois unos austericidas. —Que si el barrenillo del empleo —Que si la verticilosis de la corrupción —Que si sois esto, aquello y lo de más allá. —Que si la culpa es vuestra de tal y de cual. De cuando en cuando se acuerdan de pedir el voto a unos ciudadanos que siguen a lo suyo. Buscándose la vida como pueden en estos tiempos de tribulación económica y de apreturas de correas y cinturones. Tiempo de elecciones europeas y Europa habló el sábado votando y pagando por ello, el estipendio del esemeese de luxe o la clavada por marcar el prefijo 905, a una señora con barba que cantaba, y muy bien por cierto. Paradigma de estos extraños tiempos que corren y que se escurren por los titulares nuestros de cada día que contrapesan las páginas de este periódic…

PASADO

Jaén sólo parece tener pasado. Es una afirmación que hay que tener que presente ante el futuro que se nos acerca. Esta es una provincia en la que las cosas pasan de largo. Como las caravanas y los atascos llenos de turistas que van y vienen dejando como recuerdo un reguero de botellas de agua vacías, bolsas arrugadas y pañuelos de papel en las cunetas. Guirnaldas de desechos que fueron dejando los que, buscando la playa, se toparon con el mar verde de olivos hasta que se habilitó el carril reversible. Collar de automóviles que pende del cuello de botella del desfiladero. —mira papá cuántos árboles allí abajo —eso son olivos. Así que ya estamos pasando por Jaén —¿y donde está Jaén? —por allí entre los árboles… pero sube la ventanilla que la cola parece que ya se mueve. Mientras Jaén se queda quieta. Como los cientos de fábricas y talleres que acallaron sus chimeneas. Hitos en el camino que puntean el pasado minero de sus comarcas en los pozos del INEM. Historias de riquezas repentinas y sir…