Ir al contenido principal

CAGANÉ ESTREÑIDO


En Cataluña dicen que van a cambiar la Navidad por la fiesta de invierno y la Semana Santa por la fiesta de la primavera. Una consejo del Consejo Escolar de la región. Es decir que el popular "caganer" se quedará sin sitio para hacer sus deposiciones ya que en la fiesta de invierno no caben tampoco los belenes.

La verdad es que cada día que amanece el número de tontos crece y no paran de buscar agujeros para meter la pata por decreto.

Por el momento en los colegios de Jaén está permitido que los chavales se deseen felices Pascuas, pero si la ola catalana prospera de dificil manera se podrá casar ideologicamente la imagen de la alcaldesa socialista entregando, arrobada, su bastón de mando a la imagen de Nuestro Padre Jesús con esta mania de sustituir el crucifijo por una foto del presidente autonómico o a los reyes magos por un vejete con sobrepeso vestido de terciopelo rojo.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Estamos impregnados hasta la médula de la religión católica, y las fiestas son un ejemplo más. Aún coincidiendo en que para el personal es una tontería lo de cambiar los nombres religiosos por civiles, hay quienes pensamos que es mejor decir Puente de la Constitución que de la Inmaculada.No nos identificamos con las celebraciones religiosas y también se deben respetar nuestras creencias. Memorable la escena de la película Ágora cuando Cirilo, con la Biblia en alto, le grita al Prefecto de Roma:¡¡¡Arrodíllate!!! Es un buen ejemplo de las pretensiones del poder religioso, intuyo que se mantienen; de ahí la entrega del bastón de mando que comentas.
Carlos ha dicho que…
Antonio, yo retiraría los crucifijos y las fotos de turno, nunca he entendido que pintan en las aulas unos u otros. Un abrazo.
javierlunaro ha dicho que…
Querido Antonio: Me alegra conocer tu blog y tu manera de pensar. Espero, incluso, poderme tomar una cerveza contigo un día de estos. Incluso con nuestro amigo común Armenteros. Yo creo que entre los tres podemos hacer un 'menage a trois' (¡intelectual!) bastante interesante.

Lo que te voy a decir a continuación son opiniones diferentes a las tuyas, que no verdades absolutas, algo insondable para los imperfectos humanos. Son opiniones que encontrarás lógicas por mi catalanidad, que no es incompatible con mi sentimiento español, que también lo tengo.

1. El "consell escolar de Catalunya" es un organismo consultivo de la "conselleria d'Ensenyament", luego no puede decidir nada relativo al nombre de las vacaciones. La sugerencia que hizo el "consell" no es de "tontos" sino que responde al concepto de "laicismo", aplicado ya en las democracias más avanzadas.

2. La "conselleria d'Ensenyament" ha rechazado la propuesta por las invivibles presiones de la Iglesia y otros sectores conservadores.

3. En Catalunya seguirá habiendo belenes, "moreneta" y "caganers" y también gente que la caga, como en todas partes.

4. Llevo en Jaén sólo tres años y ya está convirtiendo en mi segunda patria. Tú llevas bastantes más años y conoces mejor que yo la realidad de la capital jiennense, que sin duda resistirá la "ola catalana" que tu llamas

5. Catalunya no es ni ha sido jamás una "región". Lo fue desde 1714 por derecho de conquista. Ha habido paréntesis durante la II República y en actual sistema monárquico-democrático-autonómico pero su alma es otra. La "región" de la que hablas tiene la lengua romance más antigua de todas, según los escritos que se han encontrado, y adoptó ya en la Edad Media formas de parlamentarismo que luego copiaron en Inglaterra. Te remito al discurso de Pau Casals ante la ONU de 1971. Aquí tienes el link: http://www.paucasals.org/es/-PAU-CASALS-discurso-en-la-ONU/

Un abrazo, amigo. La cerveza queda pendiente.
LuisM ha dicho que…
Estos "laicistas" dicen que van contra la Iglesia y creen que luchan contra algún "poder"; pero no es tal su auténtico rival.
Es la sociedad, y contra ella no pueden.

Un ingrediente más de ese puchero de imposición de laicismo, lo disfrazan de "no imposición del catolicismo" cuando la finalidad es negarte tu derecho a celebrar la navidad o la semana santa. A nadie se le escapa que ls "vacaciones de primavera" ya no dependerían de ninguna luna llena y que en muchos casos el día de la Epifanía sería laborable.

Parece que molesta, y mira que yo no lo entiendo. Yo el 28 de febrero y el 1 de mayo no celebro nada, pero no por ello pido que sean días laborables ni impido a los andalucistas y sindicalistas celebrar esos días. Preferíría que fueran otros pero la democracia consiste en respetar y sacrificar, unas veces tú y otras veces otros.
Más respeto a todos.
Un saludo.
javierlunaro ha dicho que…
LuisM. A estas alturas sería interesante que leyéramos un poquito más y que descubriéramos qué pretende realmente el laicismo.

Yo soy laicista y no deseo ni destruir ni imponer nada a nadie. No voy en contra de la sociedad porque soy miembro de ella. No quiero que se acaben las fiestas religiosas y respeto las celebraciones que se puedan hacer en cada casa, pero que no las impongan en la mía.

Como buen laicista, no soy anticlerical, sino partidario de que ningún credo tenga que ser asistido por el Estado. Y créeme que el desarrollo de una religión sería mucho más fecundo en un clima más libre y más relajado, en un clima laico.
Antonio Agudo ha dicho que…
Mola que este asunto del "cagané" haya generado tan profundos y sesudos comentarios.

Maese Armenteros quizás para aclarar la relación entre gobierno y religión los partidos políticos deberían ser valientes y proponer en sus programas lo que piensa realmente. No se puede ordenar retirar un crucifijo de un colegio público y una hora más tarde salir en la procesión del Domingo de Ramos.


Estimado Lunaro una región es por definición es una porción de territorio determinada por caracteres étnicos o circunstancias especiales de clima, producción, topografía, administración o gobierno. Pero si crees que es otra cosa ni mil quinientas palabras más. Te agradezco tus visitas y se bienvenido

Querido Luís M las creencias religiosas surgen desde el interior de cada uno y por tanto hay que respetarlas porque forman parte de la persona.

Y querido Carlos en las paredes de los colegios sólo deben colgarse los paneles de la tabla periódica o los mapas físicos y políticos... lo demás es eso... 4 ó 5 reformas educativas en 30 años para no contentar a nadie.
Armenteros ha dicho que…
¿Qué buenos pases de pecho, caro Agudo: a cada cual lo suyo. Curioso, amigo LuisM, ese "sentimiento de imposición de laicismo" que tienen los católicos cuando agnósticos o ateos abogamos porque se respeten nuestras creencias. Hay que ser más observadores de lo que nos rodea para saber quién impone a quién. Me apunto, querido Lunaro a ese "menage a trois", aunque sea sólo intelectual.
LuisM ha dicho que…
Sí, Agudo, nacen del interior de cada uno y no sólo eso, sino que se desarrollan en el interior. Pero ello no impide mostrar en público una fe y en libertad.

Esto ya en general. Hay mucha gente (y no digo que nadie de los presentes lo piense) que consideran que las campanas por ejemplo son una de esas imposiciones. Suelo acordarme entonces de la llamada a la oración que se hace en el aterdeder albaicinero desde la mezquita mayor y que retumba en las colinas de Granada hasta escucharse a la perfección en el recinto de la Alhambra. Yo no lo veo imposición desde luego.

En una sociedad donde se hace gala y aún más demagogia de tolerancia cuando se respetan los horarios de rezo de los musulmanes (con la de años que hace que no se reza el Ángelus) no entiendo que se diga que considerar festivos Jueves y Viernes Santo o Navidad sea una imposición religiosa a nadie. Nadie está obligada a participar en los "Oficios" ni acompañar a una cofradía en la calle. Igualmente que si se celebra el 1 de Mayo yo no estoy obligado a ir a ninguna manifestación sindicalista y tampoco me molesta si cortan el centro de la ciudad porque las calles son para los ciudadanos. Si la sociedad es religiosa se debe de respetar que se muestre como tal y si la sociedad le va la "juerga", la "feria" o el carnaval se debe mostrar como tal y a nadie debe de molestar; y si le van las bicicletas o el moverse por la ciudad en monopatín se debe aceptar como tal. Si lo que yo defiendo es que mientras uno no sea atacado debe de tolerar el resto.

No hay que ver como un ataque a las creencias propias lo que no se comparta, sólo aquello que realmente te intenta negar un derecho tan básico como es la libertad. La única libertad que censuro yo es la de prohibir y el laicismo que busca eso de "vivir la religión como algo personal" tiene mucho de eso, de prohibir.

Un saludo.
Charro ha dicho que…
Me parece tremendamente absurdo que haya gente que quiera cambiar el nombre de Navidad, amparándose en el laicismo y en que él no siente la Navidad. No creo que nadie, en su sano juicio, se sienta molesto porque a la Navidad se le llame Navidad. Si está molesto con eso, tiene un problema de cojones.

No creo que nadie obligue a nadie a identificarse con fiestas religiosas (¿o deberíamos decir católicas?). Si no te gusta la Navidad, no vas a misa, no pones un belén, no regalas nada o simplemente, te pasas el día 25 viendo la tele y comiendo turrón. O ni eso.

Haz lo que quieras. Pero no exijas un cambio del nombre de una festividad que nació con el nombre de Navidad. Es como si alguien no quiere celebrar el Día de la Constitución porque no cree en la Constitución y exije que le cambien el nombre. Es del género bobo.

Amigo Javier, dices que la "conselleria d'Ensenyament" ha rechazado la propuesta por las invivibles presiones de la Iglesia y otros sectores conservadores. No sé si será por las invivibles presiones de la Iglesia y otros sectores conservadores... o simplemente por sentido común.

En serio. Me parece muy absurdo un debate en torno a cómo debe llamarse la Navidad. La Navidad es la Navidad y todo el mundo entiende a qué nos referimos. Hay gente que celebra la Navidad desde una visión profundamente católica. Otros (me atrevería a decir que la gran mayoría), no lo hace desde ese prisma.

La Navidad hoy día significa, para millones de personas, mucho más que la conmemoración del nacimiento de Cristo (que es precisamente de lo que se quejan los sectores más conservadores de la sociedad española). En muchos casos sólo significa fiesta, vacaciones, regalos y consumismo extremo. Hay gente que odia la Navidad por lo que representa en este sentido: la expresión más atroz de la sociedad de consumo. Pero ni siquiera he oído a esas personas pedir que se cambiara el nombre de la Navidad. Y creo que es porque proponer eso es, sencillamente, una gilipollez.

Ojo! No quiero decir que las personas que propongan esto son gilipollas.

Digo que proponer esto es una gilipollez.

Saludos!
javierlunaro ha dicho que…
Una aclaración Charro. El solsticio de Invierno es Navidad en buena parte de los países del mundo, pero tiene otros nombres según donde te vayas.

Por ejemplo, en la antigua URSS el aniversario de la revolución era en noviembre y ahí se reunía la familia y se daban regalos a los niños. ¿Te suena?

Y en las noches del Ramadán, que es aproximadamente en las mismas fechas, la gente monta macro cenas entre los vecinos, saca mesas a las calles, y suele haber un ambiente de bastante camaradería vecinal.

Te vayas a donde te vayas encontrarás una equivalencia a tu "navidad".
Charro ha dicho que…
Ya. Pero da la casualidad de que vivimos aquí. No se me ocurre ir a Bali y exigir que cambien el nombre de las festividades religiosas por el hecho de que soy agnóstico.

Por otro lado, el Ramadán de este año fue en agosto.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…