Ir al contenido principal

WINEHOUSEANDO

Vive rápido, muere joven y dejarás un bonito cadáver . Esa era la máxima del swinging londinense en los años 60. Una década en la que la juventud parecía que iba a durar toda una vida. Una estrella de rock, que ahora sigue en los escenarios con casi setenta cumplidos, llegó a decir que no habría que fiarse de la gente mayor de 30 años y ya veis sigue sacando la lengua y diciendo que no encuentra satisfacción.

Sin embargo otros artistas parece que se tomaron al pie de la letra aquel consejo y abandonaron este mundo, todavía casi adolescentes, para convertirse en mitos y evitar para siempre la vejez. Hoy la noticia de la muerte de Amy Winehouse no ha sorprendido casi a nadie, puede que su edad, apenas 27 años, nos haya dejado un amargo sabor de boca pensando en todas las canciones que ya jamás podría cantar con esa voz que hizo famosa su “no quiero rehabilitarme”.

Su voz negra y su cara de chica blanca se quedarán para siempre inalterada en los millones de discos que seguirá revendiendo, pósteres, tazas y memoralia fúnebre. Las estrellas del rock brillan mucho durante un poco tiempo y algunas se apagan rápido como la Winehouse que se une en el panteón de cadáveres exquisitos que salpica la historia de la música popular.

Jim Morrison, el rey lagarto que no pudo cambiar de piel y acabó en un cementerio parisino convertido en lugar de peregrinación.

El obeso Elvis y su ingesta industrial de pastillas y barbitúricos que se lo llevaron en un Cadillac rosa.

Brian Jones, genial guitarrista de los Rolling que acabó su corta vida flotando en una piscina tras una noche de excesos y velocidad y blues

La perla, Janis Joplin que se dejó caer en el asiento de atrás del Mercedes Benz reconvertido en coche fúnebre.

El apresurado adiós de Hendrix, que gracias o por culpa de la avidez industrial sigue sacando discos 40 años después de haber muerto sin apenas disfrutar de su éxito.

El alocado ritmo de vida y los problemas del tipo que cambio el rock desde Nirvana que se dejó educir por el cañón de una pistola y Kurt Cobain se largo rápido como un disparo.

O los problemas de discernir la realidad del cantante de los Inx o el vomito asesino del primer cantante de los ACDC.

Si amigos, es gente que vivió rápido, murió joven y dejó un bonito cadáver que generan pingües beneficios. Hoy ha sido hallado el cadáver de quien grabó el magnífico disco Black to Black, del negro al negro y se hablará de la estrella del soul y de sus últimos y patéticos esfuerzos por seguir encima de sus tacones y sobre el escenario, pero pocos hablaran de la niña, hija de un taxista que canturreaba canciones de Sinatra mientras iba a la escuela en un suburbio de Londres.

El fulgor puede cubrir más que las sombras… descanse en paz Amy Winehouse

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…