Ir al contenido principal

LOS SONIDOS PERDIDOS

Si uno pone la oreja a eso de las cuatro de la tarde de estos primeros días de julio en cualquier calle de cualquier ciudad española podrá escuchar el monótono y cansino zumbido de cientos de aparatos de aire acondicionado y el apagado rumor de las circunvalaciones llenas de vehículos entrando y saliendo de las autovías.

No hay duda de que España suena a otra cosa que a lo que sonaba hace años. De hecho en los parques y jardines públicos se han colado las exclamaciones electrónicas de video consolas y ordenadores portátiles y las chicharras de los móviles asustan a las autenticas reinas del verano que no se atreven a frotar sus alas por no molestar.

Tampoco suele oírse ya el alegre soniquete de la radio colándose por entre las ventanas abiertas mientras se airean las sabanas y en los patios los grifos abiertos riegan los arriates, las macetas y las aceras para refrescar el ambiente.

También se han dejado de oír el taconeo familiar de Juan en el cartero de siempre y le petardeo de su vespa. Se jubiló el primero y la segunda ha caído en manos de un contratado temporal que le retuerce la oreja sin piedad.

Tampoco se oyen ya el bote y el rebote de las pelotas en los baldosines de la plaza y el tintineo de las cadenas mal engrasadas de las orbeas y las behaches. Se echa de menos el silbato del afilador y el pregón del panadero del barrio que fue sustituido por un punto caliente.

Tampoco se oyen grillos y en las tapias de las últimas casas del pueblo los mochuelos han dejado de ulular. Eso sí aún sobreviven a martillos pilones y al audio tuning las naranjas güasintonas y los melones de Villaconejos dulces como el caramelo…

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…