Ir al contenido principal

RECUENTO

La llave para abrir la puerta a la imaginación no está hecha de metal, tampoco de kilobytes so impulsos electromagnéticos. La llave que nos lleva a otros mundos se fabrica con palabras y se hace y rehace cada noche en el cabecero de la cama de un niño al decir: “había una vez…” o “érase que se era”.

Ese es el momento en el que la imaginación descorre los pestillos de ventanas y cancela para dejar que sople el aire fantástico de los cuentos que huele a interiores de bosques profundos, a saliva ardiente goteando del colmillo de un dragón, a ladrillos de chocolate y a muros de caramelos. Cuentos que suenan a cascos de caballos principescos resonando en las calles empedradas. A bestias encerradas en palacios y a bellas cautivas de la pobreza. Son los cuentos que nos contaron y que luego contamos nosotros y que seguirán siendo contados por los que ahora los viven con la sabana subida hasta la barbilla preguntado por el conejo blanco que llegaba tarde y por el destino del anillo único.

Cuentos que no ahorran detalles y que hablan de la maldad humana que lleva al asesinato por envidiar la belleza de la juventud. Gente que engatusa a los chavales para meterlos en un horno y luego devorarlos. Padres que abandonan a sus hijos en el bosque y niños que se buscan la vida como pueden con migas de pan en el camino. De gobernantes estúpidos que se creen elegantes cuando van desnudos. Reyes que sojuzgan a sus súbditos con la crueldad de los pusilánimes.

Ministros que conjuran y que colocan agujas emponzoñadas en las cunas de los recién nacidos para acabar con posibles herederos. En fin cuentos… quizás no tanto

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…