Ir al contenido principal

MILIANDO

Así que tanto mozo había de mis hierbas que los declaraban, esto es real también, a cientos de miles como excedentes de cupo o les buscaban en las radiografías alguna excusa médica para evitar que vistieran de caqui.

Así que poco o nada les puedo contar de quien hacia las guardias en el ejército, ya que nadie que haya hecho el servicio militar dice haberlas hecho ya que todos estaban de chóferes con el general y que siempre iban vestidos de “granito” que era como se llaman a la ropa de paseo y de ringo rango.

Si les digo la verdad yo hice la mili en dos horas. 175 minutos de cola en la que llamaban, de una manera misteriosa, Caja de Reclutas, para que tres militares vestidos de militares constataran que lo yo les decía era verdad… vamos que tenía los pies planos y que mi aportación en un posible ataque por tierra y bayoneta calada sería notablemente patético. Así que decidieron mandarme a mi casa por tres razones: porque tenía los pies planos, ningún porte castrense y porque pertenezco al baby boom. Esa época en España en la que los niños venían de Paris, de Perpignan, Andorra y el Algarve ya que las maternidades no daban abasto.

Tampoco les podré contar nada de los chuscos, el escaqueo, los pistolos, de lo que sisaba el sargento cocina, de las novias temporales que se morían en la capital por tenerte más limpio que los chorros de oro ni de lo que era una retreta.

Así que tocó diana de oído y ni siquiera tengo cartilla militar. Sólo una carta en a que un general juraba por lo más sagrado que el mozo que les habla era un inútil total. Nunca me dio tanta alegría ser total y inútil… pero jamás entenderé el lenguaje del ejercito



Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…