Ir al contenido principal

EL SÁBADO EN EL SNACK


Aún se mantenía en pie el “snack bar”, aquella cafetería que los domingos por la tarde era tomada por las parejas de novios que bajaban por la acera del “vivero” para tomar café, que era lo más moderno que casi se podía hacer por entonces.Nos juntábamos, recuerdo, los sábados por la tarde en el salón de la cristalera que daba a la carretera, que ya suspiraba por convertirse en autovía. Había como un ambiente asambleario, con mucho pelo largo, mucha pana y mucha barba.Se ponían entre las tazas de café y los vasos de duralex las fotos, los titulares y los dibujos que se preparaban para el nuevo número de Bailén Informativo. Se discutía con vehemencia y aquellas reuniones de la “redacción” se tomaban tan en serio que ni el televisivo Lou Grant tenía nada que envidiar.Se elegían cuidadosamente los temas, los asuntos y contenidos de cada número que salía a la calle. Se buscaban compromisos de nuevos suscriptores, se arrancaba, casi a la fuerza, la publicidad y, en definitiva, se intentaba llegar a final de mes con el saldo suficiente para poder publicar un número más.Eran normales los encontronazos ideológicos y económicos por el sesgo que se debía dar a la revista: más anuncios + menos información = prosperidad contable; menos publicidad + mas información = ahogos monetarios.Fruto de aquellas discusiones el grupo fundador se fue reagrupando, perdía miembros por un lado, los ganaba por otro, se disolvía y volvía a aparecer cada sábado en la cafetería del “snack”. Estábamos en la España del 82, aquella que se ilusionó con los carteles que José Ramón realizó para la campaña del PSOE. Aquel país de vientos de cambio, de removida cultural y musical que tenía en Bailén Informativo un claro exponente, pleno de compromiso con lo que cada uno de sus integrantes consideraba libertad de expresión.Durante veinte años, con su pena y con su gloria esta revista se ha ido arrastrando hasta conseguir un hueco en las estanterías de muchos bailenenses. En otros se quedó en un cajón de la memoria y para algunos en un: fue bonito mientras duró.En las páginas de la revista han escrito, fotografiado, dibujado, reflexionado, vertido, opinado, anunciado, publicitado y editado muchos hombres y mujeres, que con el paso del tiempo han ido dispersándose en pos de otros proyectos y tareas profesionales y personales. Todos ellos han contribuido a escribir parte de la historia de este pueblo y la suya propia, por que de alguna manera todos los que han pasado por Bailén Informativo en cualquiera de sus etapas, se les ha quedado impresa la experiencia de sacar adelante una aventura que generó tan escaso beneficio económico y tan generoso rédito personal, por lo menos al abajo firmante.Se contaron muchas cosas que no se debían o podían contar. Se animó el cotarro de la ciudad. Se hicieron amigos y otros se deshicieron. Se esperaba con afán la llegada del cartero con el ejemplar mensual. Se acudía al kiosco a preguntar: ¿ha salido ya? Lo pasábamos fenomenal y nos cabreábamos como monos… pero así son las cosas.Con el paso del tiempo el poso del devenir personal de cada uno fue desmadejando aquel “consejo de redacción”. Se crearon otros nuevos, y a trancas y barrancas… de cuando en cuando la revista aparece por la testarudez de los que quedan y se han ido incorporando.Puede que este sea el último número de Bailén Informativo, puede que no. Quizás reverdezca laureles en estos tiempos de tecnología digital, Internet y correo electrónico. Acaso no ocurra ni lo uno ni lo otro, lo que si tengo claro es que a lo hecho pecho y estos veinte años ya no los puede borrar nadie. Como no se pueden borrar a todos los amigos que he ido coleccionando y que aún conservo. Por encima de erratas, por encima de discrepancias editoriales, por encima de contradicciones en el diseño de la portada o diferencias ideológicas.20 años de Bailén Informativo han dado para mucho, y ojalá que alguien aproveche la hemeroteca y se reúna los sábados en cualquier “snack” a tomar café y perfilar la maquetación del próximo número.

Comentarios

Juan ha dicho que…
No deberías dejar que iniciativas como Bailén Informativo se apagasen. Haced lo posible porque siga viviendo, en el formato que sea, da igual, lo importante es el contenido. No es fácil sacar tiempo y calentarse la cabeza para recibir a cambio, sólo la satisfacción personal de que se está haciendo algo interesante para el pueblo. Insisto, no lo dejéis.
jotaeme ha dicho que…
Al leer tu comentario me han venido a la cabeza otros rincones de Bailén que yo conocí hace años, el más entrañable de todos, aquel viejo parque que se encuentra a espaldas del parador, todavía a las afueras del pueblo, casi siempre desierto. Cerca de allí estaba (o estará) el bar Tejavana, a cuyas puertas paraba el autobús de Madrid. Yo hacía escala por unas horas, camino de Úbeda, para apaciguargar algunos incendios juveniles con unos esfuerzos que, casi siempre a esas edades, resultan infructuosos.
Anónimo ha dicho que…
El bar de Tejavana aún está abierto y el viejo parque lo es más aún, sigue vacío porque le han puesto una valla

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…