Ir al contenido principal

LA CUTREZ FERROVIARIA DE JAÉN



Este “blog” no quiere ser coto cerrado y ha decidido incorporar algunas colaboraciones de quienes firman otras bitácoras en la red y que están relacionadas con quien escribe o con los asuntos que se suelen abordar en el Agudiario.
Hoy tenemos coomo firma invitada la del periodista José Manuel Fernández que no sólo fue capaz de subirse a un tren en Jaén, si no que además tuvo la suerte de atinar con el convoy en la solitaria estación jienense, en la que hasta Penélope se hubiera hartado de esperar.


La cutrez en RENFE no tiene límites pero, claro, ellos nunca tienen la culpa de nada. De nuevo me topé con la triste realidad de nuestras infraestructuras, las de Jaén, Andalucía, las ferroviarias, el bochorno de siempre. El supuesto tren rápido Jaén-Madrid con salida a las 6.45 horas, recientemente inaugurado por la vicepresidenta del Gobierno (el pasado lunes, sin ir más lejos, esta señora estuvo en Jaén para comprobar el grado de cumplimiento de las inversiones del programa Activa XXI, paradojas de la vida) llegó ayer a su destino con 35 minutos de retraso, por supuesto sin una palabra de disculpa, ni siquiera devolviendo el importe del billete a los sufridos pasajeros, como hacen cuando se retrasa el AVE, el tren de los ricos. El nuevo “material móvil” lo componen dos vagones cutres que cubren el trayecto en uno y otro sentido. Por los altavoces aseguran que “todo” el personal del convoy está a disposición del viajero para lo que precise, menos para informar, se supone, aunque resulta evidente que el personal brilla por su ausencia. En su lugar los vagones están dotados de unos indicadores luminosos donde aparecen en líneas de texto datos tan significativos e ilustrativos para el viajero como que el tren podrá viajar a 255 kilómetros/hora, además del lugar donde se producen las sucesivas paradas y la temperatura del interior del habitáculo. ¡Y con qué cara van a aparecer los empleados de RENFE, si todo lo que se anuncia es mentira!.Vamos a ver: en ningún momento del recorrido se alcanza esa velocidad, todo lo más 160 km/h, muy de tarde en tarde, y parece que el tren se va a descuajeringar. Además, el aire acondicionado tampoco funciona adecuadamente: en el trayecto de regreso, la temperatura no bajó de los 29 grados centígrados.Más imprecisiones: el tiempo de llegada a algunas estaciones, que aparece rotulado de vez en cuando, ni por asomo se corresponde con la realidad. Eso sí, el billete es más caro que en los horarios ordinarios, supuestamente porque se tardan veinte minutos menos en llegar, aunque en su lugar, se tarden quince minutos más. Total: cuatro horas quince minutos Jaén-Madrid. Para llorar.Resulta que, aquellos que sacamos el billete el día anterior, no fuimos informados de que se había producido un desperfecto en la vía (esta es la versión de RENFE) a la altura de Jabalquinto, a causa de una tormenta, ni cuando sería reparado. Los periódicos, que yo sepa, tampoco dijeron nada. Esa era la causa de que, parte del trayecto, en concreto desde Jaén a Linares-Baeza, se debiera realizar en autobús. Las molestias las subsana la compañía ferroviaria, su Departamento de Atención al Cliente, invitando a café en el bar de la estación (no es coña).Del retraso ni saben ni quieren saber, es decir, que lo dejan en manos del maquinista, dado que éste, trasladado al punto de trasbordo en autobús junto con los viajeros, debía primero poner en funcionamiento el tren y realizar las maniobras oportunas para que pudiera ser abordado por el personal, mientras éstos aguardaban pacientes otra media horita en el andén. Los mismos pasajeros que, ilusamente, pensaban llegar a Madrid a la hora señalada, dadas las altas prestaciones del “material móvil”.Por cierto, un conocido diputado nacional por Jaén, muy barbado él, asistió a la escena y sufrió la trapisonda, y no le oí yo poner el grito en el cielo, ni siquiera asegurar que el Gobierno mejorará las infraestructuras ferroviarias de la provincia, ahora que vienen elecciones, como hacen con Cataluña. En su lugar, se perdió de vista a la primera de cambio. La señora Fernández de la Vega debió venir a Jaén, este pasado lunes, en el mismo servicio ferroviario inaugurado por ella misma. No le deseo males mayores.

Comentarios

CresceNet ha dicho que…
Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If he will be possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll I thankful, bye friend).

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…