Ir al contenido principal

MI DECLARACIÓN DE AMOR


No. no estoy de acuerdo con ese aserto que señala que el amor se tiene que declarar. El amor no es un testigo de la defensa, y mucho menos un testigo de cargo. No hay declaración que valga, porque el amor se enseña. Poco a poco, se va decantando por el alambique retorcido de la adolescencia que nos ponte tan tontorrones y que inutiliza nuestros órganos vitales cada que nos topamos con ella.
Yo no me declaré, me fue imposible, se me notaba por encima del pelo. Tenía una bocina en la cara que decía esta chica me gusta y dos tíos con pancartas gigantes en las que se podía leer este está por ti. Menos mal que en el sexo contrario se pasa por un proceso parecido y la confusión es similar, tanto, que a veces es necesario un par de empujones para que nos demos cuenta y vamos atando cabos y teniendo la certeza de que caer a su lado en el cine no fue el azar, que la botella al girar apuntara a ella fue un truco de tu amigo, que en los descansos siempre nos tocara ir juntos a comprar coca-colas para todos era una urdimbre de la casamentera del grupo. Desde ahí, tan sólo basta con dejarse caer y acompañarla a casa, porque te pilla de paso ir al otro lado de la ciudad, malvender tus discos para tener efectivo e invitarla en la feria, buscarse la vida para poder comprar una camisa maqueona. comenzar a usar más colonia de la cuenta. Consumir cantidades industriales de desodorante y vigilarse el alerón a diario. Elegir que ponerte solo para ella, aguantar las baladas románticas de sus cantantes favoritos y todo por estar una hora con ella y hacer manitas en las que se adivina la urgencia y la chapuza del primer beso en el que uno pensó ahogarse una maravillosa sorpresa. Aguantar horas de espera en la esquina de su calle hasta que salía con permiso hasta las diez. Salir con la pandilla a robar piscinas y chapotear en el agua como dos torpes castores que no saben bien que hacer.
La verdad es que el amor no necesita declararse, el amor se hace notar, se deja ver tirando de las riendas de tu vida, mientras te ríes, como cantó Serrat, como un tonto con razón para hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…