Ir al contenido principal

REPÚBLICANOS Y MAGOS



97 cabalgatas, una por cada pueblo de la provincia, están preparándose para salir esta tarde para repartir ilusión a chicos y grandes. Los Reyes Magos, muchos de ellos con el apoyo de los ayuntamientos, repartirán toneladas de caramelos, miles de juguetes e incontables sonrisas a lo largo y ancho de una noche que desembocará mañana en un día de fiesta en el que se madrugará mucho para sacar los regalos de sus envoltorios.

Llama la atención, eso sí, que algunos representantes públicos, declarados laicos y curtidos defensores de dejar a la religión en el ámbito privado, salgan hoy a las calles para recibir y saludar a los Reyes de Oriente que son, claramente, elementos del catolicismo. Por un lado ordenan retirar símbolos religiosos de los colegios y por otro se dejan fotografías con Melchor, Gaspar y Baltasar. Por un lado atacan a la religión por entrometerse en la vida pública y por otro se agarran a una palma cada domingo de Ramos.

Aún así, que a todos, se les llenen los calcetines y los zapatos de ilusión en esta noche de Reyes.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Aún reconociendo la hipocresía de la mayoría de los políticos que hacen lo que no creen por un puñado de votos, alego. Las cabalgatas de Reyes Magos han sobrepasado el ámbito religioso. Se trata de un día de ilusión para los niños que creen en la magia de unos señores fastuosamente vestidos que les traen los juguetes que anuncian en la tele. ¿De verdad crees, caro Agudo, que hay algo de religiosidad en estas fiestas que nos invaden?
Antonio Agudo ha dicho que…
Su origen, su significado, su iconografía y su justificación, salvo que se apueste por una Navidad Civil, aunque eso sería otra cosa
http://blogs.larioja.com/http-blogs-larioja-com-/posts ha dicho que…
Pues al margen de religiosidad o no, yo creo que es una noche mágica.
Una noche en donde la ilusión, es capaz de dibujar la sonrisa en las caras más tristes.
Besos desde Logroño.
Armenteros ha dicho que…
Cierto puede ser ese origen religioso, pero es que el paganismo está inundando el cristianismo, como antes hizo el cristianismo apropiándose de las celebraciones paganas. Sabes que la elección de la fecha de nacimiento de Jesús no pudo ser el 25 de diciembre; o sabes que no pudo nacer hace 2011 años porque si coindició con Herodes II, del que hay documentación, éste murió cuatro años antes de que naciera el niño Jesús. Incongruencias que surgen cuando se escribe de cosas de hace tantos años.
Antonio Agudo ha dicho que…
No te falta razón en que el cristianismo adaptó las fiestas paganas, maese Armenteros, yo lo que critico es que, algunos, adapten el soslticio de invierno, el carro de apolo, el nacimiento de Cristo, el mito del dio Pan o la caida de la Bastilla o del Palacio de Invierno a sus intereses políticos sin ninguna coherencia ideológica salvo la de permanecer en el cargo público, ya sea de pastorcillo en un belén o de cariátide en el templo de Zeus
Armenteros ha dicho que…
No tengo más remedio que estar de acuerdo contigo, caro Agudo.
Caesar ha dicho que…
Qué bonito y raro debate. Dos personas confrontan opiniones dando argumentos racionales sin insultarse ni dar voces. Me gusta, está "de modé", pero me encanta.

Un abrazo, maeses.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…