Ir al contenido principal

DESENREDADOS

Acabo de darme una vuelta por mi perfil de feisbuc y por los cuadernos de bitácora, casi todos de Jaén, que tengo enlazados en el mío y llama la atención la enorme indiferencia, salvo algunas honrosas excepciones, que los cargos públicos y políticos de Jaén pasean por Internet y por las nuevas tecnologías.
Y eso que a la mayoría de ellos se les llena la boca con arengas sobre el uso del software y hardware para acabar con la brecha digital, como han bautizado el desconocimiento del uso de la red y del ordenador, sin asumir que ellos mismos no se acercan a las redes sociales o a la posibilidad de tener un contacto directo con sus posibles votantes exponiendo, sin filtros ni cortapisas, sus ideas para mejorar la realidad.

Eso sí, si ustedes suelen navegar por la red se encontraran páginas y páginas de los partidos y sus políticos elaboradas por gabinetes de asesoramiento y redactadas por jefes de prensa. Tanto en la realidad como en la virtualidad los de la cosa pública no se comprometen, no hablan claro, no hablan en primera persona y tampoco se someten a la crítica de sus vecinos.

Supongo que ahora, con la cercanía de las elecciones municipales, las empresas de comunicación y de imagen inundarán los buzones y las redes sociales con lemas manidos, asépticos e impersonales.

No se fíen, ellos, los de la cosa pública, tampoco se fían de dar la cara, así que tengan cerca la tecla de suprimir

Comentarios

Carlos ha dicho que…
Antonio, como en todo, hay honrosas excepciones. No obstante, no des ideas, porque al final sería más laboro para el colega del gabinete y una apariencia de realidad que llevada hasta sus últimas consecuencias demandaría el voto para el autor y no para el político de turno.Eso si sería un enRedo. Salud.

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…