Ir al contenido principal

ME DA EN LA NARIZ

La gente ya no huele a Varón Dandy ni a Farala. La gente ha comenzado a complicarse la vida y los efluvios dejándose caer en el vértigo del marketing que desemboca en frascos rotulados en francés con formas imposibles y que huelen a cosas que las cosas no suelen oler.

Antes en la barbería te daban linimento Floyd por el cogote y las patillas cuando el maestro se pasaba apurando y te rebanaba un barrillo de púber. Las abuelas se refregaban con “El Tío del Bigote”. No, no se daban el lote con nadie que no fuese tu abuelo, si no que se untaban el acreditado linimento Sloan en cuya botella la etiqueta lucía a un caballero con un extraordinario mostacho.

Ya les digo las cosas olían a lo que tenían que oler. Los niños a una mezcla de chicle Cheiw con chocolate Elgorriaga y las niñas a Nenuco, ese bote que tenía un muñequito dentro, con toques de fresa ácida. Los abuelos olían a caramelos Sazi y Juanolas y desde las casas salía el olor de la comida en el fuego. Uno sabía la hora que era poniendo la nariz y por el olor, con los ojos cerrados, adivinabas si pasaba cerca el Manuél al venir del huerto o don Enrique al terminas las clases particulares.

Ahora cada quisqui huele a cosas distintas. Antes en la tele, con un solo canal, todo el mundo hablaba de lo mismo: del apartamento en Torrevieja que habían ganado los del Un, dos, Tres o del descote de la Jurado. Ahora con la dispersión y la fragmentación de la audiencia en la TDT el único lugar común que nos queda es el bizarro estilismo de la Milá en el Gran Hermano o la descomposición facial de Belén Esteban.

Ya lo ven ahora mucho Anaïs, Anaïs (a quién se le ocurriría ponerle nombre con diéresis a una colonia), Cacharel, CK One, Cool Water, D&G Feminine, Obsession, Flower by Kenzo, V'E, Rumba, Boudoir, Monsoon, Une Nuit Etoilée au Bengale, Etiquette Bleue… y así hasta el infinito. Y si siguen así las cosas vamos a necesitar, como los senadores españoles, pinganillos en la nariz para entendernos con tanto aroma distinto. Con lo fácil que era ir a la droguería a comprar colonia a granel para toda la familia y de paso, en la farmacia, un par de cajas de Optalidon, “que ya no me quedan niño”

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Y ya ni el nenuco huele a nenuco...
Besitos...

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…