Ir al contenido principal

ACABANDO

Las vacas bajan flacas por la ladera empinada de esta cuesta económica. Los días de vino y rosas, de fotos y porta carpetas se han acabado. Se han terminado los fondos para comprar cascos de luxe para lucir cuerpo seguro ante los atónitos albañiles que solían sonreír, la gente suele ser educada, cuando les saludaban al pasar por su andamio y posar para un par de decenas de fotógrafos, los propios y los ajenos.

Ya no hay más agua en el pozo para poner en pie pirámides y zigurats discutiendo sobre los matices del protocolo y si éste, ése o aquél (siempre con acento, negrilla y cursiva) se sentaban al lado de, junto a, detrás de… y toda una colección de proposiciones ante la que ya no cabe, más, para ni por.

Agotados han quedado los calendarios en los que la miel y los caballos purasangres de la berlina azul marino pasaban de largo ante mil y un controles de carretera. Lejos se hallan aquellas mesas repletas de canapés y micrófonos. De agua de botellas de cristal, que el PVC hace muy feo y gardenias y claveles y rosas al dente de cada gusto. Olvidadas, por el peso del tiempo y la losa de la falta presupuestaria, han sido aquellas cortes que paseaban mientras abrazaban niños y saludaban a viejos. Poco queda de aquel oropel y dispendio salvo un montón de logo marcas de bancos y cajas que se fisionaron, o se fundieron o se fusionaron en mitad de esta realidad que no terminan de comprender, donde les abuchean, en la que se salen de sus tumbas los que creían muertos, en la que los oráculos y augures no son capaces de ver en las entrañas de los chivos y palomos ninguna buena señal. No. No terminan de entender una realidad que ellos mismos crearon

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

APUNTES PARA LA MAÑANA DEL DIA 1 DE ENERO

El paso del tiempo es una putada. «La vejez es una mierda» que dijo Sabina con toda la razón del que se crió mirando a los Cerros de Úbeda antes de perderse más allá de la llanura manchega. Otro año más y uno menos en la mochila. Cómo dice mi compadre José Romero: «ya tenemos más por delante que por detrás». Recuerdo que comenzamos en esto de estrenar almanaques con los calendarios de las carterillas Polluelos y ahora el calendario lo llevamos en la pulsera junto al contador de pasos y el registrador de las pulsaciones. La vejez es digital. Hoy es Nochevieja. Vaya nombre para una mañana como la de hoy en la que todo está por hacer. Hace nada que le pusieron al amanecer a esta páginas en las que se resume, se hace balance, cuenta y recuento de lo sucedido. A mí ya me echa chispas el telefonillo con los avisos de los memes felicitando el año que está por venir. 2019. Un año que nacerá mañana debajo de un montón de confetis grasientos y unos matasuegras que se suicidaron antes de que die…