Ir al contenido principal

POSTALES INFANTILES



Nuestra infancia suele guardarse en una lata de carne de membrillo llena de fotos en las que el velo del tiempo va dejando una sensación de largos y cálidos veranos e inviernos de narices y orejas rojas. Postales desde la frontera de la memoria que nos devuelven el tacto y los olores de la gente y de la cosas.

Fotografías que, de cuando en cuando, remiramos para volver a aspirar el aroma de raspadura de tiza, de la madera de los pupitres y de las rodelas a las que el sacapuntas reducía los lápices de colores Alpino.

Camisetas blancas, de tirantes y pantalones azul mahón formando para la tabla de gimnasia en una mañana de enero con el sol iluminando apenas el vaho de las respiraciones.

Frufrú de bata blanca y éter y la voz grave de un médico mintiendo al decir que aquello no te iba a doler cuando cortaba por la sano y te consolaba diciendo que lo de las anginas era aún peor.

Calles sin coches y vacaciones interminables, durmiendo la siesta a la sombra de la enredadera del enorme patio. Tarde de jazmines y bocadillo de tortilla francesa con una televisión en blanco y negro.

Ponerse rojo como un camión de bomberos al verla venir hacia ti. Besos y pellizcos de tías y abuelas. Calderilla que abría la puerta al mágico mundo que te vendía peseta a peseta el quiosco.

Libros y tebeos, camiones de chapa y espadas de madera.

Todo y eso más en una lata de carne de membrillo que de cuando en cuando abrimos para que la memoria no se nos haga adulta.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
¡Ay Agudo, Agudo! Que me suena a que has estado buceando en los recuerdos para preparar tu esperado pregón. Que te vaya bien.
Jesús Martínez ha dicho que…
Amigo, ya sabes que la edad no perdona... jeje. Llega un momento en que los recuerdos (te lo dice un melancólico casi enfermizo con casi la mitad de años que tú) no caben casi en esa caja de carne de membrillo...
Anónimo ha dicho que…
Eres un fenomeno espresandote.
Este año el pregon sera un exito.
Saludos de una paisana.
Mónica Lopera ha dicho que…
Qué verbo tienes!!! Por cierto, quienes son los tres de la foto?
Antonio Agudo ha dicho que…
Amiga Mónica esos son vecinos de la época. Te has dado cuetna de que de niños todos eramos más orejones

Gracias Jesús serás un abuelo cebolleta con todas sus ventajas e inconvenientes

Saludos paisana y te espero en la plaza del Ayto.

Y no, no Aremtneros esto nada tiene que ver, como ya te dije, con el pregón

Abrazos a todos

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…