Ir al contenido principal

EL MAR.LA MAR


Albertiano me lo ponen hoy en el aire las gaviotas que siguen descargando su guano sobre el pretil de mi balcón de este apartamento que de quincena en quincena deja caer el sirimiri estival de los euros a su propietario que se ha ido de vacaciones al interior.

Estiro el cuello para ver las vistas al mar impreso en una valla publicitaria suspendida en la fachada trasera de un hotel estrellado en la playa de una arenosa moqueta que anuncia en inglés ofertas en watermelon y red wine de la tierra encartonado.

El mar, la mar susurra un par de kilómetros más allá de la barahúnda de ciclomotores y caballos tirando de carros y de sus pañales rebosantes de boñigas. Las sirenas del puerto se quitaron la cola y se calzaron los tacones para darle crema al paseo marítimo que bulle de blancos que quieren ser negros y que se han quedado a medio camino.

Los veleros del horizonte se han dado de baja borrados por las estelas de las hidromotos y el famoso plátano que transporta a bañistas amantes de la brisa fue devorado por un marrajo vegetariano.

Sorolla se llevó la luz de las olas cuando rompen en las rocas y Dali dejo que una mujer, asomada a una ventana sucia de guano de gaviotas, encerrara las bocinas de los barcos de pesca y las silenciara en una sentina con leyendas y redes sin conexión en el mar y la mar en la que Alberti perdió el sentido golpeando el artículo determinado para confundirlo y que aflojara la cuenta del chiringuito que colgaba, en verso, de un espeto mientras Serrat le compone una música mediterránea.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Quien te manda meterte en esos verenjenales playeros. Nosotros ya no tenemos edad para esas cosas caro Agudo.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…