Ir al contenido principal

CALLE INGENIO

A mi no gusta que hagan bailar a las placas de las calles de un lado a otro del callejón de la ideología y comiencen con la retahíla de: ahora el general Mola, ahora ya no mola el general o que franco es este jefe del Estado o que estado tiene el general Franco. Me aburro. Sólo se entretienen los administradores de la cosa pública con esta batalla de las nomenclaturas que sirven para reconocer a gentes que sólo ellos conocen. Así que están mareando al operario del taladro municipal dándole vueltas con el atornillador-desatornillador que quita y pone y pone y quita placas por esas calles a las que van a bautizar de nuevo.
Menos mal que la gente es sabia y jamás se aprende lo que pone en los letreros de las esquinas y conoce a los sitios por la gente que vive en ellos y que sabe los nombres de quienes habitan las casas y de los vecinos que allí abrieron negocio.
Se equivocan quienes entienden que lo importante es el nombre de una plaza y no de quien la tiene que disfrutar. Yerran los que se detienen a discutir si al jardín le ponen galgo o podenco y no discuten sobre como mantenerlo verde, o dejan pasar los años sin abrir un parque por no saber si llamarlo así o asá.
Que tomen nota de la gente, que se dejen de trascendencias históricas, de llenar los planos de nombres rimbombantes y copien del ingenio popular que bautizó a “carretera del colesterol” a la Ronda Sur para que no se enfadaran los que rondan por el norte.

Publicado en el semanario Jaen21.

Comentarios

lojeda ha dicho que…
Las personas, la mayoría de las veces, son mucho más inteligentes que los políticos, que no queriendo afrontar los problemas en serio, porque no tienen ni idea de cómo hacerlo, se dedican a inventar para venderse.
Antonio Agudo ha dicho que…
Lo que mas llama la atención,Lourdes, es que los políticos también fueron personas alguna vez.

Menuda calle melancolia.
lojeda ha dicho que…
Tienes razón, pronto se les olvida, y eso es lo triste.
Un saludo

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…