Ir al contenido principal

VOCABULARIO URGENTE PARA ENTENDER LO QUE PASA POR LA CABEZA DE UN POLÍTICO.


Animar: Verbo que indica la convicción del prócer de preguntar para cuándo el adoquinado de la calle del vecino que represente.

Babear: Lo que hacen los subalternos mientras su superior habla ante las cámaras y micrófonos.

Convencer: Capacidad de algunos para que otros vean una autovía donde, realmente, hay una vereda.

Dinamizar: Darle vueltas a un expediente. Cambiarlo de cajón.

Enfatizar: Poner mucho énfasis a la hora de decir: ¡ahora si! esta es la autentica primera piedra.

Fundamentar: Poner base. Cimentar. Dar solidez a lo que no la tiene.

Garantizar: Avalar, pero con el puesto de otro. Poner la mano en el fuego por una promesa, siempre que los dedos pertenezcan a un subordinado.

Humear: Capacidad que tiene el prócer para expresar su cabreo cuando los votos no son suficientes. Es decir: echar chispas de manera literal.

Innovar: Algo que debe hacer toda sociedad y para lo que nunca hay dinero suficiente.

Joder: Para el prócer que gobierna: lo único que sabe hacer la oposición. Para la oposición: lo único que sabe hacer el gobierno.

Kantar: lo que hace muchos próceres cuando se fotografían con grupos de Okupas y otros movimientos radicales. O sea dar el Kante.

Licitar: Fase de una obra pública que es tan importante, o mas, que la inauguración y añade otra foto mas al “book” del prócer.

Llanear: dícese de cuando el prócer toma velocidad de crucero y se deja llevar por los sufragios con la tranquilidad de la quinta mayoría absoluta.

Mitinear: Verbo de origen anglosajón que indica que los próceres también cuelgan en sus armarios cazadoras de ante y camisas sin corbata.

Ningunear: Acción que ejerce el prócer sorbe sus acólitos al dejarlos fuera de las listas electorales.

Ñoñear: A lo que tienden los próceres cuando les acercan niños en un mitin.

Optimizar: Volver optimista al pesimista, o sea algo imposible. Interprétese también como quiero y no puedo referido a los presupuestos.

Presupuestar: O como unos pocos deciden cómo y dónde se gastan los dineros de los demás.

Quemar: Metáfora que se usa por el prócer para indicar que en sus desvelos por los demás “quema” suelas de zapato y “ruedas” de automóvil yendo de un sitio a otro solventando problemas. Los primeros son italianos y las segundas pertenecen a coches oficiales.

Responder: Lo que nunca se hace a preguntas de los periodistas.

Sistematizar: idear un método o sistema para no caerse del guindo o al menos que no lo parezca.

Tramitar: Proceso en el que se suelen enredar y desorientar los proyectos de obra pública hasta que acaban en un cajón para ser dinamizados. (ver dinamizar).

Urbanizar: Verbo que significa una cosa para quien espera pagar una hipoteca y otra bien distinta para quien espera cobrarla.

Votar: Si se es prócer pulsar un botón con cualquier extremidad. Si no se es, meter una papeleta en una urna sin dar botes, guardando la urbanidad necesaria para este ejercicio ciudadano.

Xoder: lo mismo que joder pero para uso en la Autonomía Gallega.

Yantar: alimentarse pero con conocimiento de causa y origen de carnes y pescados. Imprescindible enología para dar con la añada y saber polemizar sobre si el corcho o la silicona es lo mejor para tapar el vino.

Zumbar: Darle al contrario dialécticamente. Golpear con la palabra desde el atril dominguero ya que todavía no permiten meterle el micro donde le quepa al adversario. Hacer la mosca. Mosquear al otro.

Comentarios

periodista ha dicho que…
En este vocabulario urgente habría que incluir no sólo las palabras, también expresiones que el político a fuerza de reiterar cobran protagonismo, sin que muchos entendamos bien lo que significan. Tales como: poner en valor u optimizar los recursos
lojeda ha dicho que…
Bueniiiiiiiiiisimo vocabulario.
Felicidades.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…