Ir al contenido principal

NO ME GUSTAN LOS PLENOS



Traigo hasta la bitácora una columna de opinión firmada por el periodista Antonio Garrido publicada en el gratuito Viva Jaén el día 12 de octubre. Un escrito en el que se pone de manifiesto la actitud de los políticos más preocupados en seguir enredándose en viejas y antiguas rencillas personales y de navajeo en el bajo vientre que en abrir caminos de diálogo y acuerdo para que la comunidad que regentan avance. Garrido se refiere a Jaén, pero podría estar hablando de muchas ciudades que siguen genuflexas ante la sumisión generalizada a la mediocridad que nos rodea.

Señora alcaldesa, señoras y señores concejales, les confieso que no me gusta el desarrollo de los plenos que he tenido oportunidad de ver o escuchar a través de Onda Jaén. Tengo alguna experiencia en asistencia y seguimiento de sesiones plenarias y he conocido a varias corporaciones y a todos los alcaldes y concejales, en especial desde 1979 hasta la fecha y tengo la impresión de que el panorama ha cambiado sensiblemente, pero a peor. Siento nostalgia, sobre todo, de la primera corporación democrática del Ayuntamiento de Jaén, con diferencia, la mejor que ha tenido esta ciudad en la historia reciente. Se debatía en profundidad pero con respeto con unos políticos que dejaron el listón bastante alto, con Emilio Arroyo como alcalde, con Pilar Palazón, con Manuel Anguita, con Luis Miguel Payá o con Felipe Oya, cada uno desde su posición política, a veces con acaloradas discusiones, pero siempre desde el respeto y la cordura y las ganas de construir una ciudad mejor. No puedo olvidar, porque viene muy a cuento, algunas individualidades dentro de que en el conjunto había una notable calidad política, de personas como Rosario Ramírez, que desde su inequívoca adscripción militante era una lección y al tiempo un bálsamo democrático. O las intervenciones del público, entonces permitidas y regladas, con ese modélico defensor del movimiento vecinal en general y de su barrio de El Tomillo, en particular, como era mi admirado amigo Pedro Expósito. ¡Qué pensaría Pedro ahora!Los plenos de la Corporación Municipal recién elegida, y en particular el último, me ha vuelto a parecer soporífero, insoportable para cualquier jienense de a pie que quiera estar informado de los asuntos de su Ayuntamiento y de su ciudad. ¿Cómo se puede llevar cinco horas un asunto, en concreto el de la subestación de La Victoria, que se podía haber resuelto en una hora y media como mucho? No se trata de hurtar los debates, sino de abordarlos con diligencia, para que los portavoces se centren en las argumentaciones y vayan directamente a lo concreto. Las posiciones estaban claras, y sobraban las puestas en escena de cara a la galería y hasta los tufillos demagógicos. ¿Quién no va a sentir escalofrío cuando se argumentan razones de seguridad? Otra cosa es que se puedan probar algunas afirmaciones categóricas como con tanta facilidad suelen hacerse. Desde luego escuchar a un portavoz intervenir durante una hora, caso del señor Segovia, se aguantó muy bien en los primeros quince minutos, pero sobraron los demás. Qué decir del equipo de gobierno en el que han de oírse al menos tres voces (los señores López, Cano y el cierre de la señora alcaldesa) que no hacen más que repetir la misma letra y música. Demasiada reiteración. Por cierto, innecesario buscarse enemigos, bien sea Endesa, El Corte Inglés o el obispo, da igual. Innecesarios los insultos y ciertos tonos. Innecesarias algunas 'clases' de pedagogía política. Innecesario seguir el síndrome nacional que consiste, parece, en mirar permanentemente para atrás en vez de hacia delante. Si hay cargos contra el PP, a los tribunales y que cada palo aguante su vela, pero la ciudadanía no puede cargar con esos pecados, si los hubiera. A los políticos locales se les pide eficacia y que respondan con hechos a la ilusión generada, porque ciertamente es así, tras las últimas elecciones, en lugar de enfrascarse en actitudes revanchistas. Este Ayuntamiento podía ser ejemplar, simplemente si se dedicara sólo a construir y a desarrollar un modelo de ciudad. Ciertos comportamientos producen descrédito, y los políticos parecen no enterarse. En fin, no queremos aguar la fiesta de San Lucas pero o se cambia la mecánica de los plenos y de la vida municipal en general o, en contra de lo que seguramente se pretende, acabarán cansando a los ciudadanos con esa imagen penosa que en general todos están dando. Y si no pregunten en la calle, si es que les deja la arrogancia postelectoral.
Antonio Garrido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…