Ir al contenido principal

EFECTOS COLATERALES DE LAS LUCES DE AVERÍA


La mayoría de la gente que conduce piensa que cuando detiene el coche y pulsa las luces de avería el vehículo desaparece y ya no obstaculiza la salida del garaje, el giro en la rotonda o que otro conductor se quede encajonado como un "vitorino" en vísperas de San Isidro.
Y es que las luces intermitentes, "plic, plic, plic", deben tener un efecto narcótico en el lóbulo frontal del cerebro de cualquier conductor y le impiden ver una parte de la realidad, de hecho no le dejan ver lo que el resto de mortales si ven: que el coche está estorbando de cojones y que los abuelos tienen que saltarlo por encima si quieren seguir por el paso de cebra. Que para hacer el stop y mirar tienes que sacar el pescuezo como un galápago y que el tío de la silla de ruedas se tenga que bajar de la acera cerrando los ojos y rezando: que sea lo que dios quiera.
Pero es más, las luces de avería tienen un efecto extraño sobre el oído interno de quien las pulsa y a causa de un proceso todavía no explicado científicamente se deja de oír de manera selectiva, lo que sucede alrededor. Si no, no se explica cómo pueden escuchar que se les ha caído un euro bajo la mesa de la cafetería y no se enteren de los improperios que está soltando por su boca y su claxon un tío con un crío enfermo que no puede sacar el coche para ir a urgencias por culpa de un sordo hijoputa que sigue tomando café con el pie en el estribo y releyendo el Marca y pensando para sí: es que los árbitros no se enteran
Son grandes misterios de la, todavía no explicada, relación entre mente y coche. Y ahí van algunos ejemplos: Por qué cuando vamos andando vemos todas las señales de Stop o de Ceda el Paso y conduciendo no.
Por qué el que va delante es un “pringao” pisahuevos que no tiene cojones a incorporarse a la vía.
¿Afectará el volante a la percepción de ciertas formas y colores o activará un sexto sentido que descubre conductores pusilánimes?.
Es más, por qué cuando tenemos una palanca de cambios en la mano la culpa siempre es de otro.
Por qué aprovechamos los semáforos en rojo para sacarnos los mocos.
Por qué vocalizamos mejor conduciendo y no se nos nota el frenillo cuando exclamaos ¡será cabrón que casi me da!.
¡Que misterio!.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Lo que sí parece comprobado es que el coche, por arte de birlibirloque cambia a quien lo conduce. Buenas personas se convierten en energúmenos cuando se ponen al volante. La culpa va a ser del vehículo que no acarrea más que problemas. ¡Pero es tan cómodo!

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…