Ir al contenido principal

ME NIEGO


Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentiras históricas para que sigan construyendo verdades alternativas. Me niego y reniego de aquellos que levantan muros con los ladrillos de la ignorancia colectiva. Me niego a depositar mi fe en los que prometen paraísos terrenales sin tener que trabajar ni sacrificarse. Me niego a soportar a esta nómina de predicadores y oradores admonitorios que hablan de una realidad oscura y medieval en la que se dicen que vivimos. Me niego a creer que las porras de la policía discriminen cráneos por acentos y partidas de nacimiento. Me niego a que nos sigan tomando por el pito del sereno y nos saquen montados en el burro y con el sambenito para quemarnos, cada cierto tiempo, en la pira hecha con leños del PER. Me niego a pensar que las personas no sean iguales ante la ley. Me niego a renunciar al patrimonio histórico, artístico, emocional y sentimental de una de las naciones más antiguas del mundo. Me niego a perder esas posesiones comunes. Me niego a ganar en encono, en resquemor y en enojos. Me niego a atesorar afrentas y odios pueblerinos alentados desde lujosas oficinas. Me niego a que no se acepten, como yo lo hago, otras creencias, conciencias, docencias, consecuencias, ciencias y pertenencias. Me niego a seguir cerrando los balcones y ventanas a los demás levantando tapias y verjas donde nunca las hubo. Me niego y me resisto a que escondan la realidad de un pueblo abierto, hospitalario, sacrificado que se ganó la democracia renunciando y concordando de manera abrumadoras un marco de convivencia. Me niego a las asimetrías geográficas y ciudadanas.  Me niego a que nos instalen en supremacías raciales, lingüísticas, religiosas y culturales. Me niego a seguir escuchando mentiras bordadas en colores partidarios. Me niego a asumir que el rojo y el amarillo sean mejores si están en determinados equilibrios en un trozo de tela. Me niego a renunciar a mi derecho de ser ciudadano español sin que ello me incluya, de manera obligada, en un grupo de violentos represores de extrema derecha. Me niego a seguir teniendo amigos sin apellidos regionales. Me niego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…

UN LÍO

Es raro este lunes de urgencias en los armarios sacando abrigos y chaquetones para pelearse con este frío que ha llegado embozado en la tibia capa del verano, que cómo un primo gorrón, se niega a irse de nuestra casa. Es raro este lunes de giros imposibles por el centro de Jaén. Los gepeeses patinan en el hielo de las nuevas señales y los cambios de dirección. Sólo nos faltan los reporteros de la realidad en directo para contar, con un atasco de fondo, que las calles están atascadas. Se trata de un clásico invernal. Mientras todos aprendemos a conjugar el presente de indicativo del verbo peatonalizar. Miedo me da tener que hacerlo en subjuntivo. Ya me lloran los ojos ná más que de pensarlo. Pero como les contaba basta con que nieve en la Pandera o en el Pico Mágina para que manden a un aterido periodista para que enseñe a cámara lo que podemos ver subiendo las persianas del balcón: que las nieves blanquean las crestas de esta provincia. Lo que sale por la pequeña pantalla (ya no digam…