Ir al contenido principal

ME NIEGO


Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentiras históricas para que sigan construyendo verdades alternativas. Me niego y reniego de aquellos que levantan muros con los ladrillos de la ignorancia colectiva. Me niego a depositar mi fe en los que prometen paraísos terrenales sin tener que trabajar ni sacrificarse. Me niego a soportar a esta nómina de predicadores y oradores admonitorios que hablan de una realidad oscura y medieval en la que se dicen que vivimos. Me niego a creer que las porras de la policía discriminen cráneos por acentos y partidas de nacimiento. Me niego a que nos sigan tomando por el pito del sereno y nos saquen montados en el burro y con el sambenito para quemarnos, cada cierto tiempo, en la pira hecha con leños del PER. Me niego a pensar que las personas no sean iguales ante la ley. Me niego a renunciar al patrimonio histórico, artístico, emocional y sentimental de una de las naciones más antiguas del mundo. Me niego a perder esas posesiones comunes. Me niego a ganar en encono, en resquemor y en enojos. Me niego a atesorar afrentas y odios pueblerinos alentados desde lujosas oficinas. Me niego a que no se acepten, como yo lo hago, otras creencias, conciencias, docencias, consecuencias, ciencias y pertenencias. Me niego a seguir cerrando los balcones y ventanas a los demás levantando tapias y verjas donde nunca las hubo. Me niego y me resisto a que escondan la realidad de un pueblo abierto, hospitalario, sacrificado que se ganó la democracia renunciando y concordando de manera abrumadoras un marco de convivencia. Me niego a las asimetrías geográficas y ciudadanas.  Me niego a que nos instalen en supremacías raciales, lingüísticas, religiosas y culturales. Me niego a seguir escuchando mentiras bordadas en colores partidarios. Me niego a asumir que el rojo y el amarillo sean mejores si están en determinados equilibrios en un trozo de tela. Me niego a renunciar a mi derecho de ser ciudadano español sin que ello me incluya, de manera obligada, en un grupo de violentos represores de extrema derecha. Me niego a seguir teniendo amigos sin apellidos regionales. Me niego.

Comentarios

Entradas populares de este blog

PROVINCIDIO

El concepto de la España vacía engloba a lo que ocurre en esta provincia secularmente. Jaén forma partede la España eludida o evitada y basta demostrarlo enseñando los mapas que cartografían la sesgada geografía inversora de los últimos decenios. A poco que uno se asome a la barandilla que deja ver los pogüerpoints de lo modernos agrimensores se da cuenta como nos eluden las vías del tren. Que la capilaridad de los raíles riega otros territorios. Lo mismo pasa con las carreteras o los caminos que sólo pasan por aquí y de los de aquí. Somos como la clavícula para la aorta: un pequeño inconveniente para conectar las partes que les importan. Cómo muestra ese botón absurdo en la chaqueta de los responsables que tomaron la decisión de que un tren parara en Linares-Baeza y en la que no podrían bajar ni subir pasajeros, sólo se permitiría el cambio de conductor del convoy que unirá Madrid con Granada. Para mear y no echar gota. Otras de esas bofetadas que tan a menudo nos cruzan la cara y qu…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

TÚ AL TEJAR QUE YA TIENES CUERPO PÁ TRABAJAR

Recuerdo muy vívidamente el primer día que fui a la escuela. Lo de llamarlo colegio era para otra cosa, para otras ciudades o para otros barrios. Tenía poco más de seis años cuando me mandaron al grupo escolar que había en la calle María Bellido y que se componía de tres o cuatro aulas de techos muy altos con telarañas en los rincones y unos cuantos mapas amarillentos de extintas geografías físicas y políticas. Aún no había entrado en vigor el asunto de la gran reforma de la enseñanza en la gris España de los años sesenta en la que los niños; como conejos por número e ingenuidad; deambulábamos por las calles de unos pueblos que aún desconocían el asfalto y se abrían a pico y pala, urgentemente, para el madreo de desagües y nuevas tuberías para que llegara el agua corriente a los viejo grifos de cobre con fuerza suficiente. Grifos que más que manar lloraban el agua con exasperante lentitud.
Lo de la Enseñanza General Básica (EGB) aún estaba por llegar y todavía no se habían quedado obs…