Ir al contenido principal

TECNOACEITUNEROS


El campo se ha llenado de máquinas. La ruralidad ha ido pereciendo ante la mecanicidad que lo ha ido invadiendo en los últimos años. El canto de los chichipanes, cuínes y jilgueros ha sido sustituido por el siseo de tubos de escape y el graznido ronco de sopladoras y cuads. Los tractores son más numerosos que las ginetas o los lagartos en las campiñas olivareras, Los únicos insectos palo que quedan son las vareadoras neumáticas.  Las boinas y gorrillas de visera han desaparecido de la testa de los agricultores. Ahora gafas de realidad aumentada, drones y aplicaciones agroinformáticas son las que marcan lindes, perfilan padrones y el pellizco justo de cobre o nitrógeno que hay que poner en los troncones. El campo ya no es lo que era. Ya es lo que será en el futuro. Poca gente, mucha producción. Jornaleros de smarfones y vareadores del big data para extrapolar producciones, rendimientos grasos y estado del fruto. Las cuadrillas ya no cantan aceituneros del pío pío ¿cuántas fanegas habéis cogío? Teclean en las tabletas y aipades horas, kilos, niveles de humedad y grados de erosión. Tampoco ya se cantan al cruzarse por los caminos camino al tajo, ¡¡¡meooones, meooones, meooones!!! en sana rivalidad de grupo aceitunero. Si acaso intercambiaran güasaps y memes mofándose de la gilipollez del día. Ahora la cosecha se hace temprana, extra temprana y madrugante. Lo de parar a fumar a las doce… un delito casi. Los manigeros ya no vigilan diciendo a los aceituneras «vamos nenas con las dos manos que con una amarga (el aceite)». Ahora son políticamente correctos, eficientes y profesionales «aceituner@s no hay que mezclar las del suelo con el vuelo. Tenedlo presente todos y todas y que la que quede para los zorzales y zorzalas que hay que cuidar la biodiversidad». Tampoco se paga a diario en casa del dueño de la finca. En lugar del sobre de papel manila te hace una transferencia por la ruralvía y santas pascuas. Las campañas se han reducido en su duración y en menos de dos meses la aceituna ya está molturada. Así ya no da tiempo para nazcan romances en los tajos. No hay tiempo y tampoco hay casi mujeres ya que han sido desplazadas del campo por las máquinas y los hombres que las manejan. De los doce millones de jornales que se ganaban los jienens@s en cada campaña olivarera hace unos años se ha pasado a tan sólo seis millones en la actualidad. El olivar se ha hecho más pequeño y las cuadrillas de jornaleros también. Ya nadie canta lo de «esta noche ha llovido, mañana hay barro, esta noche ha llovido, mañana hay barro, pobre del carretero que va en el carro», pero menos mal que suena en el spotifai del tractorista cada mañana por los carriles y camino del tajo. Al menos eso nos queda. Que se dé bien y buena cosecha

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…