Ir al contenido principal

Los Ráner


A la gente ahora le ha dado por correr. Lo hacen por gusto algunos, por necesidad muchos y otros para maquear ante la peña con mallitas y zapatillas a las tres de últimas: generación, tecnología y diseño.
— ¿pronas o supinas?
— yo empecé pronando y ya ves voy supinando poco a poco.
Es decir que si echas los pies padentro, lo que antiguamente era ser zopo, eres pronador. Si por el contrario corres poniendo los pies como marcando las diez y diez eres tope supinador. Ser un ráner es más complicado de lo que parece. Ya no vale con ir a comprarse unas bambas, unas tenis, unas keds. Hay que ir a mercarse unas zapas y con el número de pié hay que especificar si pronas o supinas
—¿me da unas tórtola del 42 y medio para supinador?
—no me quedan ná mas que de suela neutra ¿se apaña?
—entonces me espero a que se las traigan, Por ahora me llevo una camiseta técnica, de tejido inerte y con  costuras reflectantes
—tengo unas baratas, antibacterianas con regalo de una felpa con luz de led para el pelo
—Ponme cuatro, que no me digan que soy un sinluces
Ya ven amigos. Ser ráner es algo más que ponerse a correr. Es una filosofía, un credo, una actitud, un desahogo ante la realidad que vivimos. Hasta no hace mucho cuando corrías por los carriles en los pueblos de Jaén o te tiraban piedras por raro o se creían que venías escapao de los Prados. Un riesgo. Menos mal que todo se ha ido normalizando y lo de correr es parte del paisaje. En mi pueblo a falta de trabajo la vía de servicio de la Nacional IV y la de la Bailén-Motril se ha llenado de peña ráner. Más vale desfogar sudando por esas cunetas que ponerse a pensar en los inútiles que nos están llevando, junto a Teruel y Soria, a tener menos densidad poblacional que el círculo polar ártico. Cómo dice mi amigo Hasse, que es un sueco y nunca se lo hace, allí por lo menos hay alces y renos, pero en Jaén tenéis un aeropuerto en Graná que eso es como lo de tener un tío en el paseo del Violón, que ni es aeropuerto ni es ná. También, dice mi colega nórdico, que en la provincia tenemos unos cuantos parientes en la Junta pero que siguen sin dar con la tecla buena para que suene la flauta. Y a dos paisanos en Hacienda, añado yo, en puestos muy principales pero que la declaración de la Renta nos sigue saliendo a pagar. Corramos

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…