Ir al contenido principal

ESTRELLAS



Sólo nos quedan las estrellas. La provincia apela a sus cielos nocturnos para atraer a visitantes. Cielos vírgenes con el himen estelar intacto. Sin que haya sido hollado por la suciedad lumínica del progreso y el desarrollo fabril y urbano. Se venden miradores a la vía láctea. Se alquilan balcones para ver pasar el cinturón de Orión, al Auriga ejerciendo de cochero, a los Canes mayores y menores ladrar desde la Luna. Jaén vende miradas al cosmos profundo para intentar salir del pozo económico en el que está atrapada. Un agujero negro que engulle todo lo que alcanza su hambrienta masa gravitacional. Apenas algunos jóvenes neutrinos logran salir de su órbita para señalar, con su ejemplo, los bordes del vértigo devorador. Astroturismo lo han llamado en el último Fitur en el que la provincia volvió a derramar ilusión, aceite de oliva y  fotos de bosques y dehesas que no serían lo que son sin el toro bravo, los onerosos trofeos de los reyes de la espesura, de lo esquinado de su lugar en los mapas y de sus vías de comunicación que son como perlas de tan escasas. Jaén lo apuesta las estrellas y al sol que más calienta. La estrella más cercana que es la gasolina del barro solar que atraca a las sombras de los pinos que bañan las aguas de El Tranco. Ese lugar en el que el Guadalquivir se exagera y se hace hondo. Mancha de  agua cercada de verde que ha servido de reclamo estrella en los madriles para convencer a la gente de que Jaén es más que una estrella de paso, fugaz, en el mapa del tomtom y unas autovías cercadas de señales de ciervos saltando a ninguna parte. Jaén se lo fía a las estrellas, algunas muy capitidisminuidas, del cine que pasaron por la moqueta figurera a hacerse fotos y regalar sonrisas y abrazos pactados. Jaén con las estrellas como hizo algunos años, en la misma cita profesional, Rumania que llegó vendiendo sus cielos, como los mejores de Europa,  para ver un eclipse total de sol. Allí nació el turismo de sombra, complementario al de playa o al de montaña… dejo de escribir un momento, me levanto y me asomo a la calle. Unos chavales hacen piruetas y cabriolas en las lonjas y bancos. Practican el parkur.  Se dicen los unos a los otros que se van a estrellar contra el suelo si no saltan más que saltar más alto para dar la vuelta completa. Le echan más huevos a la cosa que nuestros líderes que siguen sin saber, ni querer ponerse de acuerdo. Turismo del pasa tú que a mi me da la risa. Entre tanto Jaén recoge sus cosas a la espera de que la buena estrella turística le sonría y el grupo de chavales se marcha de la plaza de enfrente de mi casa echándose el brazo por el hombro, fanfarroneando de sus logros acrobáticos, haciendo bromas, sintiéndose estrellas entre sus amigos. Ajenos al futuro que le estamos dibujando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…