Ir al contenido principal

REJALACIONANDO





Llegan esas fechas en las que, por decreto de telediario, deberíamos estar enseñando michelín en las playas reservadas a las clases obreras o criando ampollas en los pies por hacer senderismo recorriendo bucólicos parajes. Talluditos urbanitas de color rojo gamba, con la riñonera ceñida al costado, o embutidos en bermudas de camuflaje, al borde del colapso montañés. Es tiempo de vacación y ordenado descanso. Querido lector estamos en verano y es tiempo de relajo, de dejar pasar los días con sus largas siestas de pijama y orinal. Días de levantarse aún adormecidos por el vapor de las cañas de medio día y la digestión de todas y cada una de las correspondientes tapas. Ir así, desorientado por el pasillo de casa, dejando que el tiempo pase y que llegue la hora de la cerveza de la noche. Es necesario relajarse. Lo manda el médico, el consejero de Turismo y el PIB nacional. Se trata de algo fundamental para mantener la cordura y para no caer en el estrés y la angustia diaria. Relájese ciudadano y vacacione.

Pero qué nos relaja realmente. Son ciertos los tópicos o por el contrario lo que nos afloja la mandíbula y la mala jindama son otras cosas bien distintas a los clásicos: una puesta de sol. Mirar al mar. Oír trinar a los pájaros. Tumbarse en la verde hierba. O escuchar los gorgoritos de Pablo Alborán. En cualquier caso uno ya está hasta la coronilla de que le calienten la cabeza, además de por las continuadas olas de calor, con el cansino, en todos los sentidos, futuro del tranvía de Jaén, con el ritmo, si es que existe, de las obras del museo de Arte Ibérico, por quienes serán delegados de la Junta en lugar de los delegados de la Junta, de oír chominás sobre el poder de la coleta y su relación con la economía griega, si el alcalde de Jaén seguirá encaneciendo al mismo ritmo en los próximos cuatro años, por el ninguneo que sufren diariamente los 66.281 parados de la provincia, por las obras de las autovías, que como Roma, son eternas, por que Mas nos imagine madrugando para birlarles los calçots cada mañana, por los taurinos, por los antitaurinos, por la visita, esta vez sí oficial, a la capital de Susana Díaz, por la facultad de medicina, por la ciudad de la justicia y por tantas y tantas cosas que se han ido repitiendo durante meses y que lo seguirán haciendo, como lo de poner en valor (sic) los pantanos de Jaén.

Relájese amigo lector. Alíviese, ventoseé discretamente si es que está en compañía. Desabroche el último botón de la faja. Bájese las mini medias para rascarse donde se clava el elástico. Es el momento de dejar atrás todas esas tensiones. Ir de tranquis y de que cuando pidan voluntarios para hacer una tarea que levante la mano otro. Que la Guardia Civil, en la carretera rumbo a la playa o al chalé, pare al coche que va delante. Que al maître se le olvide meter en la cuenta las gambas a la plancha.  Dejar que te cubra el agua y dejar de meter barriga en la piscina de la urbanización. Rascarse donde más pica,  sentirse ligero como una pluma. Aéreo como Pedro Marín. Olvidarse de la madre que los parió hasta dentro de unos días


Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…