Ir al contenido principal

REJALACIONANDO





Llegan esas fechas en las que, por decreto de telediario, deberíamos estar enseñando michelín en las playas reservadas a las clases obreras o criando ampollas en los pies por hacer senderismo recorriendo bucólicos parajes. Talluditos urbanitas de color rojo gamba, con la riñonera ceñida al costado, o embutidos en bermudas de camuflaje, al borde del colapso montañés. Es tiempo de vacación y ordenado descanso. Querido lector estamos en verano y es tiempo de relajo, de dejar pasar los días con sus largas siestas de pijama y orinal. Días de levantarse aún adormecidos por el vapor de las cañas de medio día y la digestión de todas y cada una de las correspondientes tapas. Ir así, desorientado por el pasillo de casa, dejando que el tiempo pase y que llegue la hora de la cerveza de la noche. Es necesario relajarse. Lo manda el médico, el consejero de Turismo y el PIB nacional. Se trata de algo fundamental para mantener la cordura y para no caer en el estrés y la angustia diaria. Relájese ciudadano y vacacione.

Pero qué nos relaja realmente. Son ciertos los tópicos o por el contrario lo que nos afloja la mandíbula y la mala jindama son otras cosas bien distintas a los clásicos: una puesta de sol. Mirar al mar. Oír trinar a los pájaros. Tumbarse en la verde hierba. O escuchar los gorgoritos de Pablo Alborán. En cualquier caso uno ya está hasta la coronilla de que le calienten la cabeza, además de por las continuadas olas de calor, con el cansino, en todos los sentidos, futuro del tranvía de Jaén, con el ritmo, si es que existe, de las obras del museo de Arte Ibérico, por quienes serán delegados de la Junta en lugar de los delegados de la Junta, de oír chominás sobre el poder de la coleta y su relación con la economía griega, si el alcalde de Jaén seguirá encaneciendo al mismo ritmo en los próximos cuatro años, por el ninguneo que sufren diariamente los 66.281 parados de la provincia, por las obras de las autovías, que como Roma, son eternas, por que Mas nos imagine madrugando para birlarles los calçots cada mañana, por los taurinos, por los antitaurinos, por la visita, esta vez sí oficial, a la capital de Susana Díaz, por la facultad de medicina, por la ciudad de la justicia y por tantas y tantas cosas que se han ido repitiendo durante meses y que lo seguirán haciendo, como lo de poner en valor (sic) los pantanos de Jaén.

Relájese amigo lector. Alíviese, ventoseé discretamente si es que está en compañía. Desabroche el último botón de la faja. Bájese las mini medias para rascarse donde se clava el elástico. Es el momento de dejar atrás todas esas tensiones. Ir de tranquis y de que cuando pidan voluntarios para hacer una tarea que levante la mano otro. Que la Guardia Civil, en la carretera rumbo a la playa o al chalé, pare al coche que va delante. Que al maître se le olvide meter en la cuenta las gambas a la plancha.  Dejar que te cubra el agua y dejar de meter barriga en la piscina de la urbanización. Rascarse donde más pica,  sentirse ligero como una pluma. Aéreo como Pedro Marín. Olvidarse de la madre que los parió hasta dentro de unos días


Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…