Ir al contenido principal

PAPELETA


Estos suizos deben estar locos como los paisanos de Astérix. Pues no van y dicen que no, que no quieren un salario mínimo interprofesional de tres mil y pico euros al mes. Y van y dicen que no en referéndum para darle más empaque al asunto. Eligen la papeleta del no. O bien ganan una pasta o estos suizos son gente razonable que cree que el dinero público si es de todos. Porque aquí, con lo que nos gusta una paguilla, nos prometen que nos van a soltar tres mil de ala con cada nomina y al ir a votar somos capaces de besar en los morros al presidente de la mesa,  a  los dos vocales,  a tres apoderados y hasta al guardia civil de la puerta del colegio. Pero claro aquí no nos llaman a soltar la papeleta nada más que para elegir entre el mismo de siempre o el siempre de lo mismo. Que si queremos las cortinas del saloncito en azul Vermeer o en rojo Tiziano. Así con este panorama las cuentas y las encuestas que ha publicado este periódico van diciendo que los unos y los otros van languideciendo al ser suavizados por los colores crema de la abstención y el aburrimiento. Y eso que los populares le han echado salsa a la campaña tuneando una canción de Marc Anthony para darle sabor a Juanma Moreno, el baranda de los del PP andaluz. Video que ya va de twitter en twitter zarandeado por orcos y troles. Los del PSOE tampoco se han quedado quietos y el dúo Reyes-López rescataban de un cajón el Plan Jaén Siglo XXI. Plan que presentó Zapatero en los jaenes en el día de las corbatas rojas que lucían Chaves, Zarrías y el resto de prebostes que quieren volver a serlo en cuanto se descuiden los otros en las urnas. Pero, como les escribía, López y Reyes resucitaban el plan Activa Jaén para certificar que estaba muerto y enterrado. Entretanto contaron que los turolenses, ya que Teruel sí que existe, siguen recibiendo millones a tutiplén desde las arcas públicas para seguir dorando los lomos de los Toros de Guisando.

Entre tanto lo que parece que no existe es el tranvía de Jaén. Hoy cumple tres años encerrado en cocheras. Los vagones y los trenes acumulan el polvo del olvido y los raíles están mohosos a la espera de que alguien diga, o mejor, haga algo. Algas de incredulidad medran en las catenarias que se siguen hundiendo en una ciénaga de incompetencia. Por ahora, el que fuera Sistema Tranviario (como pomposamente lo bautizaron) se ha reducido a ser la zona de carga y descarga más larga de España. 120 millones de euros gastados para aparcar los trenes durante tres años y crear un aparcamiento de cuatro kilómetros de largo. Creo que lo mejor es que se sometiera a referéndum que es lo qué hay que hacer con el tranvía, si se desmonta o nos montamos en él, pero sería mejor que las papeletas las eligieran los suizos

Comentarios

Salvador Arance Lendinez ha dicho que…
No sera que como siempre , habrá intereses privados de empresarios con coceciones públicas de transporte con suficiente poder como para influir en las decisiones del gobierno de Jaen , pues suele ser que a veces solo miramos los intereses económicos de algunos antes que el bienestar público,menos saturación del tráfico,menos contaminación merjor movilidad no sólo para los Jiennenses también para los que a menudo visitamos la capital ,podríamos aparcar aprobechando el parking y el tren y ahorar combustible y contribuyendo a amortizar la inversión emitiendo menos gases a la atmósfera ahorrando también en gastos sanitarios por problemas derivados de la contaminacion,pero es mejor que siga aparcando, así los autobuses y las empresas cocesionarias siempre con miedo y mirando sólo intereses económicos tienen garantizado su futuro ,y quienes pensando como yo dejarían el coche aparcado y usaría el tren que no se atasca en medio del tráfico es más puntual ,limpio menos ruidoso y se puede hacer rentable ,poder es querer.Salvador Arance.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…