Ir al contenido principal

AIFONES DE CUELLO

Andan sus señorías en sus señoríos y escaños enredados entre tanto cable de aifones y aipades que se han comprado con el dinero de los que les votan en sus cosas y en sus casos. Tirándose a la cabeza los trastos y los róuteres güifis del internet fetén que se han colocado en sus casas para que no les falte ni mijita de posibilidades de enterarse, por otros, de las cosas que dicen ellos y de lo que de ellos dicen otros. Que no es lo mismo que yo te diga a ti que eres un tuercebotas que leerlo en la pantalla amoled del esmarfon y firmado por un periodista de prestigio, de esos que salen en las teles gritando, con la vena hinchada como una “patiño” de la diestra o de la siniestra, que en caso de gritos y venas lo mismo da la dirección que tome el escorzo si la escora es buena. Que el insulto cuando viene con firma cara es hasta mejor que un halago anónimo. Ese mismo desconocido que firmó el Lazarillo para dibujar a estos pícaros de la cosa pública

Pero como les decía, nuestro diputados y diputadas se han gastado un pastizal en tecnología de vellón. Un pastizal que ha dejado otro calvero en la era de estos tiempos atribulados de hierba rala. En total medio millón de “leuros” se han pulido, como el que no quiere la cosa, mientras mis niños estudian filosofía en decúbito prono y teoría de conjuntos en decúbito supino. Que mis niños irán a colegio público pero se tiran al suelo (“ground” si el colegio es bilingüe, dear Mrs Mato) con conocimiento de causa mientras su abuelo, que es de la misma Bailén olivarera se toma medio (de vino de la cooperativa de la vid Santa Gertrudis) con habas en la taberna de la esquina a la salud del peluquín perdido de Durán i Lleida y paga con los jornales del PER que le paga un tal Griñán que sigue sin enterarse por donde le vienen, si desde Merca Sevilla o del país de los Eres misteriosos.

Menos mal que nuestros representantes son sensatos y se han abrazado a los designios y diseños del finado Steve Jobs y le dan como locos a las windows de sus nuevos juguetes electrónicos para que sepamos que la luz, faro y guía de esta nación, que va de popa como el barco cayendo al maëlstrom, son capaces de agenciarse unos movilacos y ancho de banda de 30 megas sin tener que hablar con Marilinda, la operadora de asssento caribeño, para que les haga una oferta irresistible o amenazar con irse a otra compañía. ¡Joé que compaña!

Comentarios

Amador ha dicho que…
Querido Agudo, aunque el elemento internacional sin duda ha tenido algo que ver, lo cierto es que defiendo que lo que pasa en España es culpa de los españoles. Eso que citas es sólo un ejemplo. Hay más y muchos.
elCatite

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…