Ir al contenido principal

CABLEADOS

Bien amiguitos ha llegado la hora de tomar una decisión sobre el futuro del cajón de abajo del mueble bar y su contenido. O empezamos a tirar cables y viejos teléfonos o moriremos aplastados por el ataque de los cargadores asesinos.

Y es que después de una década de uso indiscriminado de móviles, pleis portátiles, emepetres, podómetros y pulsómetros el cajón de abajo del mueble bar comienza a parecerse al agujero lleno de serpientes al que empujaron a Indiana Jones.

Y la verdad es que esto de la informática, la electrónica y las nuevas tecnologías, a las que llaman TIC los que sacan megas de RAM como si fuera pecho palomo, son un autentico lío con tantísimo cable suelto e innecesario una vez que ha terminado su; cada vez más sospechosamente corta; vida útil.

Así que tenemos, bullendo y retorciéndose en el cajón de abajo del mueble br, a veinte cargadores de teléfono móvil y cuya única diferencia es el grosor del conector que se mete en el teléfono., Así que en lugar de Capuletos y Montescos los Nokia y los Alcatel se llevan a matar en un suerte de esgrima inútil con los pinganillos para enchufarse a la red. Lo que vale para uno sólo vale para uno.

A esto hay que añadir el montón de cablecillos de auriculares que nos negamos a tirar, ilusos de nosotros, pensando que nos servirán algún día de piezas por si hay una avería. Les juro que yo no creía que los auriculares podían descomponerse en tantos e infinitos calibres. Así que cuando te compras un nuevo emepetrés los auriculares te vienen o muy grandes y acaban en el, cada vez más repleto, cajón de abajo del mueble bar.

Y qué me decís, amiguitos, de la tonelada y media de cables con diferentes conectores de uesebé para poder enchufar los cacharricos al ordenador y poder cargar y descargar las canciones, las foticos y los programas adecuados. Jamás la mente humana ha alcanzado tales cotas de imaginación para poder diseñar infinitos modos de meter una cosa en otra. Que si miniuesebé, que sí dos punto cero, que si achatado por los polos, que si de 21 pines, que si micróuesbé, que si largo europeo, que si calibre estándar, que su conexión bus, que si infrarrojos, que si bluetooth… un lío del montepío.

Clavijas, cables, jacks, conectores, cargadores, transformadores, routers, pendrais y demás población electrónica llena nuestras vidas y el cajón de abajo del mueble bar mientras vacían nuestras cartillas. Hay que abogar, además de por la paz en el universo por el cargador universal, por el conector único, por la clavija homologada en todas las tierras, por el puerto uesebé abierto a cualquier tamaño y grosor, por el cargador de teléfono, que como el anillo, se único y seca capaz de acabar con la tierra "sacaperras" de Mordor. Es necesario que tome las riendas un jobit y se ponga a la tarea antes de que enrede en este cablerío del cajón de abajo del mueble bar.

Comentarios

José Luis Cano Palomino ha dicho que…
Muy bueno, Antonio, muy bueno. La naturaleza es mucho más sabia y ha sabido diseñar en los mamíferos "soluciones" de conexión muy abiertas y modulables... No pienses mal, amigo Agudo: con tu aparato fonador puedes entablar conversación con cualquier semoviente y, si fuera sordo (o llevase auriculares) todavía puedes hacerle gestos y conseguir una comunicación mínimamente efectiva.
Un amigo, Pepe Ávalos, ya me decía en los años 80 que tenían que inventar algo para evitar tanto cable (entonces de altavoces y poco más...) y el Airport de Apple me ha convencido de que lo tiene todo inventado y sólo quieren que, entre tanto les compremos todos los cacharritos que tienen fabricados.
Salu2
Armenteros ha dicho que…
¿Y qué me dices de los reproductores de vídeos, cintas y cassetes? Tengo decenas de cintas VHS que nunca más usaré, por tener tengo hasta discos de vinilo.
Angel ha dicho que…
Pues no quiero ni decirte la cantidad de cintas Beta..... eeehhhh no sirven para nada. Nada, pues eso al cajon del mueble bar junto con los cables, conectores , etc , etc.
Antonio Agudo ha dicho que…
No te falta razón José Luís. Hay que hablar más y conectarse menos.

Armenteros no me des ideas. Habrá que escribir algo sobre el super 8, el beta, el vhs o el 2000 y el láser disc

En fin Ángel tendremos que sacar también las tdk de chrome o ferro niquel... de las que usaba el Pedro
Camisetas Charrantes ha dicho que…
Lo único que resiste el paso del tiempo es el boli bic.
Antonio Agudo ha dicho que…
¿naranja o cristal?

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…