Ir al contenido principal

¡¡¡VAMOS A LA PLAYA!!!

Bien amiguitos, quien esté libre de pecado publicitario que tire la primera chancla serigrafiada con el logotipo de la Caja de Ahorros del Mediterráneo… que nos vamos a la playa…

Es curioso pero nadie dice: voy al mar a bañarme. Todos decimos lo de me voy a la playa sin mencionar para nada la natación, la navegación u otros deportes marineros que se pueden practicar. De la misma manera señalaos: voy a bañarme a la piscina del chalé de mi cuñao o voy a darme un chapuzo en la alberca del huerto del Genaro. O sea que lo de ir a la playa es otra cosa bien distinta y más marcada que un Meyba paquetero.

Porque a la playa se va. Uno no se encuentra a la playa al girar una esquina. A la playa hay que ir, pero no de cualquier manera y aquí vamos a dar algunos consejos para que usted no de el cante en el arenal… y que, además no le cueste el dinero, porque vamos a tirar de la propaganda.

Lo primero que necesita un playero es una buena sombrilla. A ser posible de una marca de cerveza del terruño para marcar bien el territorio. Así que no es raro ver como se agrupan los colores de las sombrillas por zonas: que usted busca a una familia de gallego… ahí están debajo de la Estrella Galicia. Que busca a gente de Puertollano pues debajo de la Calatrava y así sucesivamente ya que la cerveza denomina el origen del playero para que no haya confusiones.

También es bueno que el playero o playera esté desde enero dándole la castaña al delegado de la MAPFRE para sacarle un par de juegos de paletas para los niños que se entretengan entre chapuzón y chapuzón. Tampoco estaría demás darle la paliza al de la Caja rural para que afloje un par de parasoles imitación aluminio para que el salpicadero del coche no salte por el calor tras 14 horas aparcado en el paseo marítimo.

El Manuel ya ha hecho los deberes y tiene un par de camisetas de neumáticos manolo, bien entalladitas que se llevan ombligueras este año. Y la Manuela se ha agenciado de modas Mayte un pareo de propaganda de fajas Soras que le estiliza la figura. Mientras que los niños llevan caldas hasta las cejas dos viseras del Cola Cao que regalaban comprando una caja de 20 kilos de producto.

Por su parte la madre o la suegra o resumiendo la abuela se abanica con un pai-pai serigrafiado por Jack Daniels que te hace pensar; “ánde irá la abuela cuando sale por las tardes” y viste un bambo sobaquero de la marca Coca-Cola que también sirve para fardar en contraste con la dos sillas plegables de carpintería ebanistería Eufrasio “cuidado para sus muebles”.

Y no hay que olvidar las gafas de sol de propaganda de Gutiérrez Óptico, el flotador de rosco de Coppertone, el balón de Nivea (les juro que yo cría hasta hace nada que Nivea fabricaba pelotas), un bolso nevera del Carrefour y un para de aletas de goma que regalaban en el Pryca antes de cerrar. Lo dicho completamente equipado y sin gastar un duro.

¡¡¡Vámonos a la playa!!!

Comentarios

Camisetas Charrantes ha dicho que…
Yo también creía que Nivea sólo fabricaba balones de playa.
Angel ha dicho que…
Real como la vida misma.
No podemos hacer nada, somos así......
Antonio Agudo ha dicho que…
Y con la de arena que hay en la playa

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…