Ir al contenido principal

EL INTERNÉ

Amiguitos hoy os queremos recordar que hubo un tiempo todavía reciente en el que las personas quedaban para hablar de sus cosas en lugar de enviarse un esememese o tenían que ir a la plaza del pueblo a enterarse de los últimos chismorreos porque no tenían feisbuq. Y es que el interné nos ha cambiado la vida y hasta la forma de contarla.

Ya casi todo el mundo sabe que es un mega de RAM o que el uesebé es el sitio en el que hay que enchufar el pendraif y que si sales borroso en las fotos ya no es por culpa de la Werlisa si no porque el móvil no tiene suficientes megapíxeles.

De la misma manera uno no tiene completa su vida social sin colgar post en el tuenti, hacer tuit en el tuiter o colocar cosas en el muro del feisbuq. Antes la pandilla te dejaba de hablar por esto o por lo otro. Ahora te borran de la lista de amigos que es otra manera del ostracismo social.

Así que la gentes postean sus cosas en el muro del feisbuq y cuelga sus foticos en la red con letrerillos y pies de foto como: yo esta mañana, yo esta mañana y cinco minutos más tarde, yo esta mañana y 10 minutos más tarde… hemos pasado de la intimidad a la extimidad. ¡Hala! A contarlo todo y encima geolocalizado.

Yo mismo he escuchado a los chavales en un semáforo, empuñando un aifón cada uno, decirse: vete a tu casa que enseguida te llamo para contarte lo que le ha pasado a la Pili con el Borja. Muy fuerte, mira en el tuenti, se han puesto a parir.

Así que ahora la red sirve para enterarnos de cómo va la prima de riesgo y de cómo le va a la prima de Ricardo con el poligonero de su novio. Tenemos en el mismo rango de nuestra lista de nius a la supervivencia de la Benito, la entrepierna de la Aída, el medidor sismográfico en la fosas nasales de la Esteban y la inanidad de lo que escriben Rubalcaba y Rajoy en 140 letras.

Además las cosas van muy rápidas con tanto telefonillo esmarfón y tabletas y portátiles y güifis. Tanto que las cosas que te ocurren a ti se saben antes en el blog de José María “el chismes”. Tanto es así que te deja tu novia y tú no enteras hasta que el Chema no te envía un emememese con audio y video incrustado.

En fin una rapidez enorme. Hay tanta información que fluye y muy poco tiempo para procesarla. Poco tiempo y también pocos dedos, ahora hay que ejecutar combos; una combinación de teclas, palancas y contraseñas; para poder jugar a la plei tres, tener en la mente las contraseñas de acceso al Call of Duty on line y a la página de la Bahía Pirata. Sin olvidar el pin del móvil, el puk de la tarjeta, el código mime del router y el número de tuiters que has colgado hoy para no bajar en el número de fologüers., en fin un lío.

Comentarios

lorenzo ha dicho que…
y lo peor de todo es que ya no puedes decirle cositas al oido a la muchacha de turno y que a ella se le ponga la carne de pollo y a tí,,, ¡en fin! ahora lo solucionamos con un privado... Vaya mierda de interné
Armenteros ha dicho que…
Yo, que no me considero apocalíptico ni integrado de las nuevas tecnologías, nunca sustituiría por las nuevas redes una buena charla con amigos en la terraza de un bar, con una cerveza lagrimeando y unas gambillas, aunque sea pa poner a parir al novio poligonero de la prima de Ricardo.
Antonio Agudo ha dicho que…
¡Ay! caros amigos no ha lugar ya para el requiebro ni la plática sosegada. Todo es prisa, presteza, rapidez y urgencia para llegar al mismo sitio: a criticar a la prima del Richarl

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…