Ir al contenido principal

COCINAS

En Estamos en el Aire también hablamos de cocina:



Las cocinas cada vez se parecen menos a las cocinas. No hace mucho tiempo uno sabia si entraba a la cocina de una casa porque veía sartenes, el horno, el frigorífico y la alacena con los cazos, vasos y platos y el único enchufe estaba ocupado por la radio que siempre emitía el sonido de Filadelfia a la hora de la leche con el Cola Cao


Ahora las cocinas no parecen cocinas y se han convertido en un trasunto del puente de mando de la Enterprise. El frigorífico está panelado y escamoteado con láminas de madera noble que sólo dejan una ventana para la pantalla de cuarzo líquido para controlar las funciones del electrodoméstico. A su lado en cromo, plástico y fibra de carbono se apilan, en imposibles diseños, maquinillas de batir que parecen sables láseres, pela patatas que más lucirían como camafeo en el canalillo de la princesa Leia y tostadores vintage que emiten un aroma a ozono pino mientras doran el pan con el nombre de quien se lo va a comer.


La puerta del horno aparece pulsando un resorte en la pared y los platos, por mor de la modernidad, ya son de todo menos redondos y los vasos de cualquier cosa menos de duralex.


Hay una campana extractora, desescamadores para el pescado, unos alicates para abrir el marisco que es casi igual que el cascanueces de toda la vida. Un termómetro para el vino, aunque no se vea ni una botella, un salvamanteles para un lugar en el que siempre se come fuera.


Lo dicho las cocinas ya no son lo que eran. Hasta la sarten le dice al cazo: “don´t get closer to me dirty pig”

Comentarios

Jorge Pastor ha dicho que…
El enorme daño que le ha hecho la teletienda al concepto de cocina. Me he divertido mucho leyendo tu artículo, maese Antonio
Antonio Agudo ha dicho que…
Creo que seguiremos explorando los cambios que han ido sucediendo en las casas con el paso del tiempo. Un abrazo Jorge

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…