Ir al contenido principal

INMÓVILIZADO



La cosa está muy mala, mucho. Tanto que a mí ya ni me llaman desde Sudamérica para seducirme con sus cantarines acentos para que cambie de compañía telefónica. Ya las he probado todas y creo que siempre hablé con la misma muchacha de sedosa voz que me prometía el paraíso telefónico a cambio de mi portabilidad (vete tú a saber que será eso) de mí número de “selular”.

Así que la tal Güendy, creo que se llamaba la chica; aunque lo mismo es un seudónimo; ha dejado de llamarme porque en algún ordenador (computadora diría ella con su acento del altiplano) ha aparecido mi ficha con el subárido de cliente “low consumer”… vamos que no mando mensajes, llamo lo juntos y necesario desde el terminal y que el tuenti y el feisbuc me gusta Carmelo desde la red fina con un computadora de sobremesa.

Así que ya no me queda el consuelo de que me desvelen de los dañinos efectos de las siestas para el lóbulo frontal derecho diciéndome con sonido pampero y deje bolivariano: “¡Hola mi nombre es Güendy! ¿Con quien hablo por favor, es usted el titular de la línea? y sigue ametrallando con su plática con olor a los saltos del Iguazú: ¿está usted contento con su compañía señooor?, ¡al final de esta comunicasssión le pedirán que valoren mi atessssión del 1 al 10! …. Eso ya no volverá a pasar. Podré ver la final de la liga de campeones sin que me interrumpa la prorroga o los penaltys llamándose desde el Matto Grosso interesándose por mi gustos sobre el adeseéle.

Soy un “low consumer” es mi estigma. Lo llevo escrito en la frente. Llego a mi banco y no me agasajan con ofertas de yogurteras o préstamos personales a un interesante interés del 25% TAE. Ni siquiera me escriben ya los del Cofidis diciendo que me están esperando 6.000 euros por tan sólo llamar por teléfono… y todo porque Güendy ya no me llama porque la cosa está mala, muy mala.



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…