Ir al contenido principal

LORCA

Texto para el especial de Estamos en el Aire de la Cope "Todos somos Lorca" emitido el sábado

He pasado por muchas veces por debajo de la montaña en la que hunde sus raíces la fortaleza del Sol, que es el primer edificio que ve amanecer en la ciudad. He pasado por debajo de esas rocas en las que se agarran los cimientos de una ciudad que ha crecido con la historia que han ido viviendo sus gentes.

He cruzado muchas veces por entre la maraña de sedimentos, arenas, piedras y grava que el paso de los siglos han ido dejándose caer y que corona un soberano castillo que invita a detenerse y a conocer a los que allí viven.

He cruzado tantas veces por allí que siempre imaginaba que la montaña era sólida inamovible, fija un ancla para sujetarse en tiempos de tribulación.

Pero como bien sabemos hasta la tierra, ese suelo que pisamos, es capaz de jugarnos la más terrible traición y empujar para derrumbar, entre un bramido de ondas invisibles, ilusiones y sueños, en un minuto cambiarle la vida a decenas de miles de personas en una tarde de mayo que ya es historia.

Pero si la tierra tiembla con más fuerza hará que agarrarse a las certezas de que los lorquinos, como han venido demostrando en estos días, son capaces de dar seguridad hasta en la más severa tribulación y que lo que ha ocurrido es el punto de partida para que la vida continúe y que en Lorca, el castillo del Sol siga viendo primer amanecer y avisando a los vecinos de que un nuevo día ha comenzado en esta tarea sin fin de construir y reconstruir, que el ser humano es el único capaz de rehacer el lugar en el que vive.

Hoy Todos somos Lorca, como ayer y como lo seremos mañana

Comentarios

Julià Graus ha dicho que…
Lorca
Soy de Lleida y mi novia es y vive en Lorca...Se llama Antonia Maria...y es maravillosa...todos los meses atraviesa España para pasar un fin de semana...hoy debería estar aquí conmigo pero ese terrible terremoto lo ha impedido...es mi ángel de la guarda. Por suerte está bien..la semana santa pasada estuvé con mi hijo en una casa de esas que tiene el punto amarillo... hoy quiero enviar un abrazo a todos los lorquinos y decirles que sé lo que eso de dar seguridad para que la vida continue...que habrá luz y mucho sol al final del túnel, que el maravilloso manto de la Virgen de la Amargura del paso blanco se unirá por una vez con el paso azul y que todo se resconstruirá...que habrá camino y agua..su alcalde dijo en panocho que hacen falta "perras", todos debemos ser solidarios..a veces hay que luchar quijotescamente contra los elementos, con la fe que mueve montañas...con confianza en el futuro...yo que llegué en tren creo que la próxima estación siempre debe llamarse esperanza.
Antonio Agudo ha dicho que…
Tienes toda la razón Juliá. Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Es un gran artículo, Antonio.
Juan Risueño ha dicho que…
Reconstruir es olvidar el desastre.
Caer y volver a levantarse es la vida.
Ser fuertes ante el dolor.
No hay más.

Saludos
Angel ha dicho que…
Hola, resido en Tenerife y esa intranquilidad de terremotos esta dentro de todos, la próxima seremos nosotros?.... Bueno pero ese no es el caso, lo que quería expresar es el espíritu de lucha de los lorquinos, estamos viendo por los medios de comunicación como intentan volver a la rutina diaria,quieren olvidar el desastre, desean seguir con la vida, costara muchos sacrificios, pero al final se conseguirá, todo volverá a la normalidad..... es lo que quieren....la esperanza es el mejor motor.... adelante y suerte.
Un abrazo

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…