Ir al contenido principal

POVEDA:Preguntas, miedo y hambre

El tipo de la fotillo de arriba se llama JE Poveda y es periodista y trabaja en el Ideal y escribe así de claro:

A los periodistas se nos ha llenado la bragueta de huevos este fin de semana. Será que los jefes estaban de puente. La profesión ha tocado a rebato, nos hemos cabreado, hemos dicho basta: no más convocatorias sin preguntas. Basta se ser monigotes de feria. Periodismo libre e independiente. Santa Ana Pastor, ruega por nosotros. La monda lironda. Me parto el pecho. Ahora, encima de chiribailes, ególatras, cagones y hambrientos, nos volvemos faroleros y fanfarrones. Está la profesión malita, como ha estado siempre. Nunca corren buenos tiempos para andar contando verdades. Pero los periodistas estamos más tontunos que nunca.
El movimiento se demuestra andando. Menos lobos en facebook y en twitter,y más cojones a la hora de escribir o de ponerse delante de un micrófono. En Jaén hace años que nadie va a morder a una rueda de prensa. De hecho, no hace falta prohibir las preguntas porque en Jaén nadie pregunta. O casi. Cuando preguntamos, nos interesamos por el sexo de los ángeles, por el tiempo o sobre cómo se puede ser tan brillante y astuto como su señoría y póngame usted a los pies de su señora. Hacer otra cosa es heroicidad, cosa de locos. Hasta da que hablar. Mimosín a nuestro lado es Pepe.
Lo del clamor de no ir a las convocatorias sin preguntas es muy sintomático de cómo está la profesión. El que tenga fe en las ruedas de prensa para contar buenas historias va apañado. ¿No nos enseñaron que las buenas historias están en la calle, en los bares, en la cafetería del tanatorio, en la cola del paro, en cualquier esquina de Antonio Díaz? No. El periodismo moderno ni siquira está ya en las ruedas de prensa. Para ser buen periodista sólo hay que manejar cuatro teclas. Control C y Control V. Con un poco de entrenamiento un tío se rellena así seis páginas en una tarde. O más si hace falta. Y sin hacer ni una sola pregunta. Sin pisar la calle. Sin mancharse de barro si llueve. Qué fenómeno. Nos juntamos tres y escribimos un periódico o el Espasa. Qué más da. Control C y Control V. Y nos lo firmamos además. Como si estuviéramos orgullosos. Todos contentos.
Me aburren soberanamente los debates sobre la profesión. Las recetas universales. No más convocatorias sin preguntas. Menuda gilipollez. Si luego todos vamos a pinchar la señal institucional de los mítines. Sin preguntar en ruedas de prensa se pueden montara buenos pitotes: olfato, hemoreteca, fuentes alternativas, ganas de meter el dedo en la llaga, de llegar hasta el fondo. No hay que decirlo. No hay que darse golpes de pecho en twitter ni escribir post estúpidos como éste, de puro calentón. Hay que hacerlo. Todos los días además. De vez en cuando no vale.
Siempre ha sido una opción personal: hasta donde estás dispuesto a bajar la cerviz. Hasta cuándo. Dónde empiezas a sentir la nausea. Ni me parece justo entrar en guerras de reproches de tú haces ésto y tú aquello. Allá cada cual. Allá tú. Tú verás si te has tragado una pregunta por no entrar en listas negras, tú verás por qué te callaste esa historia, tú verás si toleras que tu empresa te cierre la boca, tú verás si aceptas que te impongan enfoques. Y quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra. Todos tenemos nuestros cadáveres en el armario. Ni el miedo ni el hambre son libres. Y de valor no es que esté la profesión sobrada. Ahora, que miedo y hambre, para regalar.

no os perdaís su blog http://blogs.ideal.es/abocajarro

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…