Ir al contenido principal

POVEDA:Preguntas, miedo y hambre

El tipo de la fotillo de arriba se llama JE Poveda y es periodista y trabaja en el Ideal y escribe así de claro:

A los periodistas se nos ha llenado la bragueta de huevos este fin de semana. Será que los jefes estaban de puente. La profesión ha tocado a rebato, nos hemos cabreado, hemos dicho basta: no más convocatorias sin preguntas. Basta se ser monigotes de feria. Periodismo libre e independiente. Santa Ana Pastor, ruega por nosotros. La monda lironda. Me parto el pecho. Ahora, encima de chiribailes, ególatras, cagones y hambrientos, nos volvemos faroleros y fanfarrones. Está la profesión malita, como ha estado siempre. Nunca corren buenos tiempos para andar contando verdades. Pero los periodistas estamos más tontunos que nunca.
El movimiento se demuestra andando. Menos lobos en facebook y en twitter,y más cojones a la hora de escribir o de ponerse delante de un micrófono. En Jaén hace años que nadie va a morder a una rueda de prensa. De hecho, no hace falta prohibir las preguntas porque en Jaén nadie pregunta. O casi. Cuando preguntamos, nos interesamos por el sexo de los ángeles, por el tiempo o sobre cómo se puede ser tan brillante y astuto como su señoría y póngame usted a los pies de su señora. Hacer otra cosa es heroicidad, cosa de locos. Hasta da que hablar. Mimosín a nuestro lado es Pepe.
Lo del clamor de no ir a las convocatorias sin preguntas es muy sintomático de cómo está la profesión. El que tenga fe en las ruedas de prensa para contar buenas historias va apañado. ¿No nos enseñaron que las buenas historias están en la calle, en los bares, en la cafetería del tanatorio, en la cola del paro, en cualquier esquina de Antonio Díaz? No. El periodismo moderno ni siquira está ya en las ruedas de prensa. Para ser buen periodista sólo hay que manejar cuatro teclas. Control C y Control V. Con un poco de entrenamiento un tío se rellena así seis páginas en una tarde. O más si hace falta. Y sin hacer ni una sola pregunta. Sin pisar la calle. Sin mancharse de barro si llueve. Qué fenómeno. Nos juntamos tres y escribimos un periódico o el Espasa. Qué más da. Control C y Control V. Y nos lo firmamos además. Como si estuviéramos orgullosos. Todos contentos.
Me aburren soberanamente los debates sobre la profesión. Las recetas universales. No más convocatorias sin preguntas. Menuda gilipollez. Si luego todos vamos a pinchar la señal institucional de los mítines. Sin preguntar en ruedas de prensa se pueden montara buenos pitotes: olfato, hemoreteca, fuentes alternativas, ganas de meter el dedo en la llaga, de llegar hasta el fondo. No hay que decirlo. No hay que darse golpes de pecho en twitter ni escribir post estúpidos como éste, de puro calentón. Hay que hacerlo. Todos los días además. De vez en cuando no vale.
Siempre ha sido una opción personal: hasta donde estás dispuesto a bajar la cerviz. Hasta cuándo. Dónde empiezas a sentir la nausea. Ni me parece justo entrar en guerras de reproches de tú haces ésto y tú aquello. Allá cada cual. Allá tú. Tú verás si te has tragado una pregunta por no entrar en listas negras, tú verás por qué te callaste esa historia, tú verás si toleras que tu empresa te cierre la boca, tú verás si aceptas que te impongan enfoques. Y quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra. Todos tenemos nuestros cadáveres en el armario. Ni el miedo ni el hambre son libres. Y de valor no es que esté la profesión sobrada. Ahora, que miedo y hambre, para regalar.

no os perdaís su blog http://blogs.ideal.es/abocajarro

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…