Ir al contenido principal

RENOMBREANDO


Antes para cambiarse de nombre uno tenía que esperar a que le llegara la edad de la confirmación y hacer los cursillos previos para que el Obispo cambiara por PE lo que antes era PA en una de esas ceremonias religiosas que marca los hitos vitales de cada persona.

Ahora, para cambiarse de nombre, basta con que se apruebe en un salón de sesiones en el ayuntamiento de turno la decisión de confirmar el cambio. Por ejemplo en la capital recientemente donde estaban las batallas ahora está la concordia y donde antes estaba Coca de la Piñera anda ahora la libertad. Baile de nombres y de calles y de plazas que despistan a los carteros y a los remitentes que ahora tendrán que asumir el cambio.

Por eso como el pueblo es sabio y a salvaguarda de las decisiones de estos de la cosa pública llama a los sitios y lugares que frecuenta como le sale del paisanaje y del paisaje por eso la cruz del castillo es la cruz del castillo y la calle Federico Mendizábal sigue llamándose mesones… y el Carrefour seguirá siendo el PRYCA

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Ya conoces, caro Agudo, mi discrepancia con restar importancia al cambio de nombres que aluden a quienes tienen dudosos méritos para que los carteros los lean cada día. No hay que hacer un mundo del supuesto quebradero de cabeza que supone nominar de forma distinta una vía. Se han cambiado bastantes nombres desde que se instauró la democracia, y al final, hasta nos hemos acostumbrado. En mi querida villa no ha habido problema en decir Plaza del Pueblo a lo que era Plaza del Caudillo, o Paseo de la Estación a lo que era Paseo de los Mártires. Si podemos mejorar una nominación ¿por qué no hacerlo? ¿Por los carteros?. Fernando Coca de la Piñera tiene el dudoso mérito de ser jefe provincial del Movimiento y Gobernador Civil de Jaén durante la dictadura franquista. Me gusta más Plaza de la Libertad, un nombre que, en aquella época, el propio Coca de la Piñera hubiese prohibido.
Antonio Agudo ha dicho que…
A mi lo de los nombres me da igual. Lo que me molesta es que la política pase por encima de la gente.
En mi pueblo le pusieron General Castaños a un colegio que siempre se llamó "las escuelas del campo de futbol" con Franco, Suárez González.
Anónimo ha dicho que…
Yo soy de Jaén, a mis 45 años no sé quién era Coca de la Piñera, ni me interesa, no se si era un general franquista o el nombre de una planta de la sierra sur de Jaén o de la sierra de Cazorla. Seguramente habrá en el mundo otras personas que lleven o habran llevado este nombre y serán excelentes personas. Por favor dejadnos vivir ya en paz, olvidaros de guerras, bandos... queremos tener un presente y un futuro, y ello no será posible jamás en España hasta que no olvidemos que en este país hace ya mucho tiempo hubo una guerra civil, y nos sintamos parte ofendida, recordando eternamente a nuestros padres o abuelos, y olvidando completamente a nuestros hijos, nietos, bisnietos, tataranietos...

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…