Ir al contenido principal

RENOMBREANDO


Antes para cambiarse de nombre uno tenía que esperar a que le llegara la edad de la confirmación y hacer los cursillos previos para que el Obispo cambiara por PE lo que antes era PA en una de esas ceremonias religiosas que marca los hitos vitales de cada persona.

Ahora, para cambiarse de nombre, basta con que se apruebe en un salón de sesiones en el ayuntamiento de turno la decisión de confirmar el cambio. Por ejemplo en la capital recientemente donde estaban las batallas ahora está la concordia y donde antes estaba Coca de la Piñera anda ahora la libertad. Baile de nombres y de calles y de plazas que despistan a los carteros y a los remitentes que ahora tendrán que asumir el cambio.

Por eso como el pueblo es sabio y a salvaguarda de las decisiones de estos de la cosa pública llama a los sitios y lugares que frecuenta como le sale del paisanaje y del paisaje por eso la cruz del castillo es la cruz del castillo y la calle Federico Mendizábal sigue llamándose mesones… y el Carrefour seguirá siendo el PRYCA

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Ya conoces, caro Agudo, mi discrepancia con restar importancia al cambio de nombres que aluden a quienes tienen dudosos méritos para que los carteros los lean cada día. No hay que hacer un mundo del supuesto quebradero de cabeza que supone nominar de forma distinta una vía. Se han cambiado bastantes nombres desde que se instauró la democracia, y al final, hasta nos hemos acostumbrado. En mi querida villa no ha habido problema en decir Plaza del Pueblo a lo que era Plaza del Caudillo, o Paseo de la Estación a lo que era Paseo de los Mártires. Si podemos mejorar una nominación ¿por qué no hacerlo? ¿Por los carteros?. Fernando Coca de la Piñera tiene el dudoso mérito de ser jefe provincial del Movimiento y Gobernador Civil de Jaén durante la dictadura franquista. Me gusta más Plaza de la Libertad, un nombre que, en aquella época, el propio Coca de la Piñera hubiese prohibido.
Antonio Agudo ha dicho que…
A mi lo de los nombres me da igual. Lo que me molesta es que la política pase por encima de la gente.
En mi pueblo le pusieron General Castaños a un colegio que siempre se llamó "las escuelas del campo de futbol" con Franco, Suárez González.
Anónimo ha dicho que…
Yo soy de Jaén, a mis 45 años no sé quién era Coca de la Piñera, ni me interesa, no se si era un general franquista o el nombre de una planta de la sierra sur de Jaén o de la sierra de Cazorla. Seguramente habrá en el mundo otras personas que lleven o habran llevado este nombre y serán excelentes personas. Por favor dejadnos vivir ya en paz, olvidaros de guerras, bandos... queremos tener un presente y un futuro, y ello no será posible jamás en España hasta que no olvidemos que en este país hace ya mucho tiempo hubo una guerra civil, y nos sintamos parte ofendida, recordando eternamente a nuestros padres o abuelos, y olvidando completamente a nuestros hijos, nietos, bisnietos, tataranietos...

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…