Ir al contenido principal

DE CAPIROTE


Se nos está quedando cara de tontos de tanto ponerla cada vez que colocamos el boquerel del surtidor en el depósito del coche. El precio del combustible sigue subiendo y con el precio la clavada del gobierno en los impuestos con los que se grava el gasoil y la gasolina para seguir financiando la enorme flota de coches oficiales que llenan el tanque de gañote gracias a los paganos que somos creyentes de que, si esto lo estropeó un grupo reducido de individuos ahora nos toca, a nosotros un gran grupo, de poner cara de tontos y declararnos de rodillas al ierrepefe en el mes de mayo y apoquinar en la gasolinera cuando los que manejan el cotarro digan eso de ¡arriba con ella!... con la gasolina… aprovechando la Semana Santa cazándonos al paso y en procesión manejando el utilitario que tan útil se está mostrando para sufragar a los que elegimos en un olvidado sufragio.

Se nos pone cara de tontos porque, además, nos tenemos que echar nosotros la gasofa y le vamos ahorrando personal al petrolero y este verano, si nadie lo remedia, hasta tendremos que ponernos a nosotros mismos la sangría en el chiringuito y además de pagar el dos por ciento de IVA de subida…y es que a lo peor es que no se nos queda cara de tontos si no que lo somos y ahora que llega la Semana Santa hasta de capirote.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
AMEN
lojeda ha dicho que…
Llevamos con las caras de tontos desde hace mucho tiempo, con todo lo que nos está cayendo, y no es precisamente agua de lluvia.
Lo que a mi me preocupa es que somos incapaces de reaccionar, y de decir los que pensamos, aunque algunos de nosotros de vez en cuando "saquemos la patita" y levantemos la voz.
Estamos anestesiados, y como no se nos pase pronto el efecto, cuando despertemos estaremos en el pozo y no podremos salir.
Un besito.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…