Ir al contenido principal

TAUROLANDISMO


Anda la peña, obviamente ninguna taurina, revuelta en la plaza intentando que se prohíban, corriendo, las corridas de toros que dicen son atávicas costumbres que sacan lo peor de los humanos en su relación con los animales. Aunque esa percepción es cambiante dependiendo de la comunidad autónoma que uno visite que no hay país como España para visitar el extranjero sin salir de las fronteras.
Taurinos y antitaurinos andan al quite y mirando al tendido para llevarse el asunto a su terreno sin que el respetable tire de almohadilla para expresar su contrariedad por la faena.

Sin embargo a un servidor que no le gustan los toros y que jamás ha visto una corrida le llama la atención que nadie haya tenido en cuenta que gracias a la Fiesta Nacional buena parte la provincia aún mantiene grandes espacios de bosque mediterráneo en los que se cría el ganado bravo y junto con él se mantiene un ecosistema único con su flora y su fauna que de no ser por las ganaderías de reses para lidia hace mucho que se hubieran roturado.

Y es que críar toros es rentable y lo es gracias a la Fiesta y a los miles de festejos populares en los que intervienen los astados. Sin matadores de toros, seguro que la Junta estaría abanderando un programa de protección del toro salvaje para impedir que se extinguiera como ya lo hizo el lince ibérico o el landismo de las playas españolas.

Comentarios

Armenteros ha dicho que…
Manido argumento el de que gracias a la diversión con la tortura y muerte de un animal en una plaza se conserva la especie y el espacio en el que vive. Aún reconociendo que el capital que emana de las corridas puede haber contribuido a que se conserve, soy de los que piensan que el fin, la conservación, no justifica los medios, su maltrato y muerte.
Carlos ha dicho que…
Antonio, está bien debatir sobre las corridas de toros, pero por qué será que sólo se debate sobre corridas de toros y a la par, se "blindan" fiestas y festejos donde los protagonistas son animales y no precisamente para llevarlos en procesión ¿o sí?. Un abrazo.
LuisM ha dicho que…
Me acuerdo de un debate antitaurinos frente a pro taurinos en el que Celia Villalobos los dejó a todos sin palabras. Les dijo algo asi como que o eran vegetarianos o unos hipócritas. No pudieron responderle. Llevaba razón la diputada por Málaga cuando argumentó que la única solidaridad que tienen los anti taurinos con el dolor del toro es por el hecho de que se ve, no porque sean gente que aprecia a los animales. Al rico foi que le cuesta una vida de tortura a un pato cebado nadie le hace ascos, porque no lo ven. Ni a la ternera, ni a un buen lechal...

El tema de la ley en Cataluña es distinto, aquí no es que sean antitaurinos, es el afán por diferenciarse. Si no existiera el catalán, la lengua, apostarían por el moldavo. La única finalidad es el diferenciarse, les encanta, aunque estas cosas luego las paguemos todos.

un saludo

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…