Ir al contenido principal

MASCOTAS

Señoras y señores es momento de poner un animal en su vida si es que no lo tienen ya. Y nos estamos refiriendo a esos seres vivos con patas, picos, aletas y plumas que llegan sin nombre como aquel caballo americano y que sólo son de la familia cuando son bautizados…eso sí… con mas o con menos fortuna. 

Sin embargo la realidad de la VPO o el adosado no nos permite alegrías como tener un caballo en casa así que nos decantamos por algo más pequeño y maleable como un perrito que acabará llevando en el chip de la oreja nombres tan poco originales como Rex, Rin tintín si es pastor alemán. Lassie si es peludo y con el hocico puntiagudo. No se salva de llamarse Bolita si es un cachorro gordito. Baskerville si es muy travieso. Ayudante de Santa Claus si el dueño es fan de los Simpsons. Canelo si es de ese color y esperamos que nunca cambien de nombre y les motejen “callejeros” en el barrio.

Porque un perro no lo haría contigo, ni con usted. Ni te dejaría abandonado en un área de descanso de la AP-7 y tampoco te pondría nombres tan horribles. 

Porque si lo del perro es obvio lo de los gatos es patético. Tomen nota: Micifuz, Don Gato, Bigotes, Isidoro, Garfield, Garritas…hay que esforzarse un poco más que ellos nos quieren mucho. 

Y es que en el maravilloso mundo del nombre de las mascotas no se salva ninguna especie, ya sea ovípara, vivípara o partogénica, de tener un nombre bonito. Vayamos con los pájaros: trinín, piolín, alitas, piqui, charlie si es paloma, perico si es un periquito y perica si es periquita. Pero lo que mola es si se manejan idiomas ponerle birdie, como hizo Bob Marley en su día. 

Pero también hay otros animales, algo más exóticos, que necesitan de un nombre para integrarse en la sociedad humana. Nadie que se compra un insecto palo le pone de nombre palo, más bien busca graciosos juegos de palabras y lo llama; siempre de manera cariñosa, Astillita, Virutín o Mondadientes. 

De la misma manera las iguanas pasan a ser llamadas “crestita” o “escamitas”. Que eso es otra porque a las mascotas siempre las llamamos con diminutivos. Por ejemplo que tenemos un terrario, seguro que la serpiente que allí vive se llama “cascabelito” por el gracioso ruido que hace con su cola. Si es que los humanos somos muy predecibles si usted regala un pez o lo apodan Wanda o Juan Luís Guerra. 

Pero amigos hay que ir acabando este repaso por los nombres de nuestras mascotas, pero no podíamos olvidar que si algún día tenemos un mono ese acaba respondiendo al nombre Chita, eso es de cajón. Si vemos un elefantito en el circo 8 contra 1 a que se llama Dumbo. Que si algún día es dueño de un león le llamará Simba, que si se topa con un pato es impepinable que su DNI reza Donald y que si su sobrina tiene un ratón seguro que se llama Susanita… ella. El roedor tiene papeles a nombre de un tal Mickey.

 

 

Comentarios

M.P.Perálvarez ha dicho que…
Eres un "monstruo" amigo Antonio, gracias, ahora entiendo porque los humanos cuando los perros cagan en las zonas púiblicas no se sienten mal, al fin y al cabo el perrito lo que hace es caquita.
Antonio Agudo ha dicho que…
La humanidad de los que abandonan a sus animales se queda en la mirada de los perros vagabundos que hasta su muerte olisquean los paragolpes de los coches en las gasolineras buscando el aroma del hijo de puta que los dejó tirados camino de la playa
lola ha dicho que…
ay, Antonio, que me has tocado la fibra sensible con los perritos!!! y miro a la mía...que por cierto tiene un nombre cusi-hortera, a mucha honrra para su dueña, osea, yo...se llama, guapi, escrito, leido y pronunciado en español !!!, ea, que nos vemos por ahí haciendo la calle,ay!! perdón, quiero decir nuestras tareas de calle
un placer leerte.
Un abrazo.
Antonio Agudo ha dicho que…
Lola me alegra verte por el blog. Por cierto menos mal que nuestros nombres son Lola y Antonio y que no nos pusieron Borja o Jessica... eso sí que hubiera sido una perrería

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…