Ir al contenido principal

FRASES

Al igual que el tamaño de la nariz, la forma de las orejas o el color de los ojos existe otra manera de reconocer a los seres humanos. Y es escuchándoles. Oyéndoles hablar. Solo poniendo un poquito la oreja sabremos delante de quien estamos cuando al abrir la boca le empiecen a salir las frases hechas. 

Basta que un tipo te diga “a mi plim. Yo duermo en pikolín” para que digas ¡date! este tío es de los que ven mucha televisión y que además ya tiene una edad como para acordarse de ese slogan.

Con darle algo de palique enseguida pica y añade: “soberano es cosa de hombres”, “qué dices. pues que te fagorices” y salpique la charla con otras perlas del estilo: “busca, compara y si encuentras algo mejor pues cómpralo!” o “con un poco de pasta basta. Giorrrrrrrrr” y recuerda que sólo IKE son camisas con tres largos de manga por talla, así que “has deporte Cayetano que es muy sano”. 

Pero existen muchas más frases hechas para sobrevivir en este mundo moderno o que quizás no lo sea tanto.

Por ejemplo todavía hay quien siguen usando cuando quiere ligar eso de  “y ¿tú? estudias o trabajas” y quien riza el rizo con la variante “qué… tú estudias o diseñas” y machaca la situación con el lapidario “como dijo Tierno Galván quien no este colocao que se coloque y tó el mundo al loro”. 

Y es que la gente tira de asuntos comunes para relacionarse. Por ejemplo con los primates con el socorrido “caña al mono que es de goma”, cuando todo el mundo sabe que a los simios no les va la rubia si no es con una de bravas. Así que, maestro, te pones una de de champi, media de pajarillos de la huerta y otros dos tanques para regarlo todo bien. Que ancha es castilla y hasta el rabo todo es toro y ya sabes que no hay enemigo pequeño porque hasta que no pita el árbitro el partido no acaba. Ve llenando otra ronda que le vamos a seguir dando caña al mono. 

Pero dejemos los bares, qué lugares tan gratos para compartir, y como la culpa la tuvo el cha-cha-chá  vamos a recoger esas otras frases que nos hacen las vida más fácil y llevadera. Dichos que nos hacen menos complicada la relación con los demás.

Si tu jefe te pide un favor le espetas con voz grave: “no problemo” y “sayonara baby” para saludar a tu compañero al que acaba de caerle una bronca. No podemos olvidar el “no contaban con mi astucia” para subrayar la valía personal al solventar una situación complicada o el inocente, pero efectivo “se me chispoteó” para pedir excusas por un olvido leve. 

Claro que si el olvido es grave se echa mano del “vale pero no te enojes” o el muy sofisticado “enfádate, pero hazlo después de la publicidad”. Y así son las cosas y así se las hemos contado y no dejen que les “toque la campana y se acabó” porque “yo sigo” como Felipito Tacatún y no quiero que me “rayen la cabeza” así que “Tejota al tejado” que estoy como la Esteban “me entiendes”. 

Esto de las frases hechas sirve también para huir “pues como no hay casera me voy” o para hacer declaración de intenciones soy “la chispa de la vida”  o para insinuarse “soy como los de balay. Te puedo hacer la vida más fácil”. Soy un tío de “fruta madre” y “hago lo que quiero con mi frigodedo”.

Comentarios

Manolo P. Perálvarez ha dicho que…
Son tantas las frases hechas, sin recurrir a la publicidad, que la sabiduría ha conseguido tener un lenguaje dicerso y rico a base de frases:

Eres más tonto que "roar parriba"

Si nace ante , nace cucaracha

Que viene el hombre del saco

Y un largo etcetera.

Y si recurrimos al refranero, para que decir

Amigo Antonio, como diriamos en nuestro pueblo " nos vemos en el Contreras", tu ya me entiendes
Antonio Agudo ha dicho que…
sobre todo el hermano del Contreras, el amigo Lucas que anda también por esta blogosfera.

Por cierto te envío otra frase hecha "este es el pueblo de los apañaos"
noelia ha dicho que…
Los de mi quinta sentimos la chispa de la vida porque vamos y triunfamos como la COCA COLA (o como la San Miguel, en función de lo alcoholicos que seamos) y tenemos superpoderes y damos patadas voladoras como GOKU. Sí, el paso de los años desvirtúa la originalidad de las frases hechas. Lo que es indudable es las hemos copiado "mayormente" de lo audiovisual.
Encantada de estrenarme en tu huequito del ciberspacio
Antonio Agudo ha dicho que…
Amiga Noelia sea usted bienvenida por estos lares y déjese caer cuanto quiera

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…