Ir al contenido principal

ALBAÑILES


Amigos cuídense muy y mucho si con la llegada del buen tiempo se animan a cambiar por fin la taza del water que amarillea por el mucho uso y por los muchos años. O quizás quieran terminar con el concierto de las baldosas sueltas cada vez que a uno le da ganas de levantarse a beber agua de madrugada tras haber visitado al inodoro, que hace tiempo que perdió el “in” y se ganó el plus de “odoro”.

Y les digo que se guarden de hacer una “obra” en casa porque albañiles hay muchos y más están en la lista del paro. Es muy fácil contratar a una cuadrilla para hacer un hotel en primera línea de playa, sobran peones y ofíciales para levantar un complejo de chalés en la sierra… pero no hay cojones a encontrar a un chapuzas que te arregle lo del váter y lo de los azulejos.

Y eso que siempre hay un cuñado que conoce a un tipo formal que es un primor de la llana y la talocha. “Que en un par de domingos te arregla lo del piso y es más limpio que los chorros del oro y más barato que mirar escaparates”.
Y le haces caso a tu cuñado, que para eso es el hermano de tu churri y ya sabes como las gasta si no le haces caso a la familia: que te pone los zapatos de hormigón y te hunde en el sofá por secula seculurum y la cuaresma llega antes de tiempo.

Así que te armas de valor y paciencia y tras llamar al Manolo, que así se llama el chapas, te dice que irá un día de estos y que vayas comprando los materiales: unos “yanomeacuerdo” y tantos metros de azulejo de repelo, que las baldosas buenas son iguales pero cuestan un riñón, 20 sacos de pegolán, 3 de cemento y un camioncillo de arena… que todo lo dejen en el descansillo de la escalera que en un par de días lo apaña y que por el precio no te preocupes, que mas se perdió en la guerra.

Así que cuando en la arena está creciendo un falso plátano que sirve para dar sombra al portero del bloque mientras saca los cubanitos al contenedor se me presenta el Manolo dándome un abrazo y diciendo: “es que e estao mu liao pero lo del bater te lo arreglo en un plis plas y añade que son 3.000 del ala más otros 3.000 por desgaste de herramienta” y eso que lo único que ha traído es un lápiz en la oreja y se me deja caer en la nevera para ver si tengo un biscúter que eso de levantar azulejos con el estomago vacío no es bueno “pa” nadie y mucho menos para el, y que si de paso le corto un par de chustas de jamón…

Así que ya han pasado varios meses, el falso plátano lo han tenido que podar tres veces, el in sigue más “in” que nunca y el odoro es ya es el perfume corporativo de la familia, las baldosas siguen sueltas, pero yo me hecho muy amigo, íntimo del Manolo que sigue apoyado en la nevera y me acaba de invitar a la comunión de su Borja… por cierto que a ver si le adelanto algo de los 3.000 euros que ha elegido cubiertos con langostinos para los mayores que con la edad que tenemos no es plan poner escalopes con patatas fritas..

Comentarios

Manolo P.Perálvarez ha dicho que…
Se me ocurre solo una cosa: el 20 y tanto por ciento de la riqueza del estado es dinero negro, así que adelantale 1000 euros a Manolo, que no te hará factura, para que se los adelante al del restaurante, que tampoco le hará a él. Y mientras tanto, ármate de paciencia, total pa cuatro días que vamos a estar aquí mejor es familiarizarse con el soniquete de la baldosa suelta, la filtración del tejado y el ambientador del vater.
AguLuna ha dicho que…
Esas obras me suenan y el Manolo se hará de la familia, seguro, y te invitara al banquete y tendrás que darle el sobre-regalo para el niño, total, que el evento lo pagas tu y encima tu casa seguirá con el "odor" y la música baldoseril.

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…