Ir al contenido principal

EL "SPEAKER"


A mi siempre me ha llamado la atención la riqueza, la variedad, la pluralidad de estilos que uno se encuentra en el apasionante mundo del “speaker”, palabra que al final fue vencida por la expresión más castiza y española de comentarista futbolístico. Y es que hay comentaristas para todos los gustos, para todos los públicos y para todas las profesiones.
Y si no me creen un día cualquiera pueden hacer la prueba frente al televisor o escuchando la radio y se darán cuenta de que cada comentarista pertenece a un gremio bien definido.
Y vamos con ejemplos. Está el locutor que abandonó medicina en segundo de carrera, pero que en anatomía era un portento y dice eso de:
“el centrocampista controla la medular” como si el centrocampista fuera un neurocirujano que está poniendo unas grapas entre las vértebras.
O va y dice que “fulano es el cerebro del equipo”, pero nunca desvela quien es la pierna, el codo o el esfínter del club en cuestión.
O se mete en honduras en el quirófano y grita: ¡ese delantero es un autentico bisturí del área” o “está achicando espacios” como si fuera una gasa taponando una hemorragia.
Y qué me dicen cuando confunden un regate con un trauma renal: “ es que le ha "partío" la cintura”. ¿y cuándo analizan los síntomas del club que va perdiendo por 5 goles a cero?: “si es que están desorientados. Este equipo no tiene tensión. Están sin tono muscular”
A que lo único que les falta en el análisis es: malestar general, somnolencia, fiebre, pequeñas venas varicosas…? Si es que se atreven hasta meterse en la vida íntima de los delanteros y gritan ante el micrófono: “¡¡¡¡menudo gatillazo!!!! Como si ha la gente le importara que el delantero está flojo con la parienta. Al aficionado lo que le importa es que ha fallado un remate y que el tanto no ha subido al casillero, al de su equipo, no al del lecho conyugal.
Aunque eso sí, a pesar de tanta medicina y ciencia al final, cuando la cosa se complica de verdad, todos se ponen debajo del grifo del agua milagrosa.

Otro día les hablaré del comentarista bélico, que los hay y de que manera.

Comentarios

Fernando R. Ortega "Vagamundos" ha dicho que…
La verdad Agudo es que si uno tiene la costumbre de poenr la radio y ver el partido en TV, tendrá una amplia variedad de refrencias como la que comentas. Ahora que está la Eurocopa en marcha, me gusta Camacho -¡qué tío!, los de Onda Cero o los chicos de Abellán. Cierto que no oigo a Pepe Domingo Castaño, pero ayer lo vi en un corto de Cuatro.
A mis hijos los acostumbro a lo mismo: en la rdio todo es más pasión. Y para ver ya tiene la caja tonta. Un abrazo
agudo ha dicho que…
Es tal la fuerza de la palabra y del lenguaje que por eso los que gobiernan intentan retorcerla e inventarla para su beneficio.
Se olvidan de que el idioma si es el de pueblo y en su uso no delegamos el voto a ninguna élite.

Un abrazo
CAESAR ha dicho que…
recuerdo de niño que también mandábamos al defensa a por tabaco, el portero salía a por uvas, hacer una cachita o cachear era hacer un regate. No éramos ni fumádores, ni vendimiadores, ni policías, pero ¡cómo disfrutábamos en el patio dándole patadas al bote de batty-ram, como si fuera un "esférico" o el "cuero"! Esa esa es la radio y tú lo sabes mejor que muchos. Prefiero una metáfora que una patada al diccionario (encimar y cosas así).

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…