Ir al contenido principal

LA NOCHE MAS BUENA

Ha llegado, otro año más es Nochebuena y aquí estamos casi todos alrededor de la misma mesa camilla que de niños rodeábamos impacientes hasta que ponían los turroncillos y los roscos de vino.
Un año más es Nochebuena y todos vamos aportando recuerdos, ausencias y nuevas incorporaciones a la familia. Con el paso del tiempo los que eran hijos ahora son padres y los primos traen a sus mujeres y por fin el tío se caso con su novia de toda la vida. Las panderetas siguen siendo las mismas con los parches gastados de tanto pasarles el dedo humedecido en la boca con sabor a polvorones y vino dulce.
Cada año se echa en falta una copa de la cristalería que es fijo, anualmente, que alguien meta la pata y rompa alguna mientras que se grita: nada nada, alegría, alegría… que eso es señal de buena salud.
El mantel con bordado de punto de cruz, las servilletas con las florecillas rojas y azules y los chavales tocando a la puerta pidiendo el aguinaldo, carita de rosa y si me lo das tendrás todo un año de felicidad.
El rey en la televisión, en todos los canales haciendo inútil el mando a distancia: cada año con una foto en la que hay un infante más y deseándole a todo el mundo paz y prosperidad.
Las hermanas y la madre enredando en la cocina trayendo y llevando platos de gambas y almendras y los hermanos y el padre discutiendo; todos los años igual; de cómo hay que abrir el cava que todavía se ve la señal en el techo del taponazo del año pasado.
La casa repleta de aromas que salen de la cocina para dar contenido a los momentos en los que se nota el vacío de los que no están.
La estrategia de la chavalería para sacarle la calderilla a los rubicundos adultos que no paran de brindar y decir: aunque no nos ha tocado la lotería tenemos salud, pero seguro que con el décimo del niño me quito de trabajar… y gatatumba, tumba, tumba no te metas en las pajas, gatatumba, tumba, tumba panderetas y sonajas.
Los platos de la vajilla nueva van y vienen, entran y salen con las viandas y manjares que nunca deben faltar en la cena de Nochebuena, pero miran como beben los peces en el río, pero miran como beben. Beben y vuelven a beber los peces en el río por ver a dios nacer y las copas se llenan y vacían y a los niños se les da achuchones y promesas de regalos escondidos por los Reyes Magos debajo de la cama de la abuela o entre la persiana de cadenilla y los hierros del balcón… al que no se pueden asomar los pequeños para no quedarse con la nariz roja por la escarcha que está cayendo fuera.
Y por la calle la gente se saluda y se besa, como si se conocieran de toda la vida deseándose lo mejor para la Navidad y a la salida de la Misa del Gallo huele a humo de chimeneas y a la hoguera que se prende en el atrio mientras los niños hacen como que fuman con el aliento que se les escapa por entre las bufandas y llega como un ruido de mar con sirenas y campanas dándole un toque de entrañable tristeza a la Nochebuena y mañana será Navidad con olor a café con leche y churros en la esquina del barrio que luce tan bonito con las mismas bombillas de colores que se reflejan en las ilusiones, que a pesar de todo, todos ponemos al descubierto cuando nos descubrimos que todavía miramos como niños en noches como la de hoy.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…