Ir al contenido principal

LA NOCHE MAS BUENA

Ha llegado, otro año más es Nochebuena y aquí estamos casi todos alrededor de la misma mesa camilla que de niños rodeábamos impacientes hasta que ponían los turroncillos y los roscos de vino.
Un año más es Nochebuena y todos vamos aportando recuerdos, ausencias y nuevas incorporaciones a la familia. Con el paso del tiempo los que eran hijos ahora son padres y los primos traen a sus mujeres y por fin el tío se caso con su novia de toda la vida. Las panderetas siguen siendo las mismas con los parches gastados de tanto pasarles el dedo humedecido en la boca con sabor a polvorones y vino dulce.
Cada año se echa en falta una copa de la cristalería que es fijo, anualmente, que alguien meta la pata y rompa alguna mientras que se grita: nada nada, alegría, alegría… que eso es señal de buena salud.
El mantel con bordado de punto de cruz, las servilletas con las florecillas rojas y azules y los chavales tocando a la puerta pidiendo el aguinaldo, carita de rosa y si me lo das tendrás todo un año de felicidad.
El rey en la televisión, en todos los canales haciendo inútil el mando a distancia: cada año con una foto en la que hay un infante más y deseándole a todo el mundo paz y prosperidad.
Las hermanas y la madre enredando en la cocina trayendo y llevando platos de gambas y almendras y los hermanos y el padre discutiendo; todos los años igual; de cómo hay que abrir el cava que todavía se ve la señal en el techo del taponazo del año pasado.
La casa repleta de aromas que salen de la cocina para dar contenido a los momentos en los que se nota el vacío de los que no están.
La estrategia de la chavalería para sacarle la calderilla a los rubicundos adultos que no paran de brindar y decir: aunque no nos ha tocado la lotería tenemos salud, pero seguro que con el décimo del niño me quito de trabajar… y gatatumba, tumba, tumba no te metas en las pajas, gatatumba, tumba, tumba panderetas y sonajas.
Los platos de la vajilla nueva van y vienen, entran y salen con las viandas y manjares que nunca deben faltar en la cena de Nochebuena, pero miran como beben los peces en el río, pero miran como beben. Beben y vuelven a beber los peces en el río por ver a dios nacer y las copas se llenan y vacían y a los niños se les da achuchones y promesas de regalos escondidos por los Reyes Magos debajo de la cama de la abuela o entre la persiana de cadenilla y los hierros del balcón… al que no se pueden asomar los pequeños para no quedarse con la nariz roja por la escarcha que está cayendo fuera.
Y por la calle la gente se saluda y se besa, como si se conocieran de toda la vida deseándose lo mejor para la Navidad y a la salida de la Misa del Gallo huele a humo de chimeneas y a la hoguera que se prende en el atrio mientras los niños hacen como que fuman con el aliento que se les escapa por entre las bufandas y llega como un ruido de mar con sirenas y campanas dándole un toque de entrañable tristeza a la Nochebuena y mañana será Navidad con olor a café con leche y churros en la esquina del barrio que luce tan bonito con las mismas bombillas de colores que se reflejan en las ilusiones, que a pesar de todo, todos ponemos al descubierto cuando nos descubrimos que todavía miramos como niños en noches como la de hoy.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…