Ir al contenido principal

DÓNDE ESTÁN LAS LLAVES.

El Capitán Nemo no sería mal sereno del barrio del puerto. Iría abriendo los portales de pensiones y cuchitriles para los marineros naufragados en bares y tabernas con nombres como: el petrel azul. Hombres que perdieron el rumbo por culpa del magnetismo de mujeres que volvían locas sus brújulas y sextantes.
Nadie como él para tener las llaves que se les perdieron a los niños del mundo, y que desde entonces no pueden echar el cerrojo a la puerta que les conduce a convertirse en adultos. Dejando de entender las canciones de los peces de colores, que entre burbujas, susurran, matarile, rile, matarile, rilerón. La música que desvela el secreto del molinillo de sal que fabrica el salitre que corroe los cascos de los barcos hundidos, genera picores entre los bañistas de las playas y deja ciegos los ojos de los cañones de galeones capitaneados por holandeses errantes. Nómadas del desierto del agua. Al pairo de corrientes y caprichos de huracanes y tormentas.
El Capitán Nemo sería el mejor recepcionista de ese hotel submarino en el que viven realquilados el Kraken y el cachalote. La familia de medusas venida a menos. Los hieráticos corales penando el desamor de los arrecifes, que descargan su ira contra las embarcaciones, hasta hundirlas por envidia de sus velas y banderolas.
Los peces abisales con sus caras de luciérnaga tintineando sus lucecillas por los pasillos, mientras que los cangrejos ermitaños se juegan la concha con gambas y camarones que acabarán ahogados en granos de arroz o en un cucurucho de papel de estraza.
El Capitán Nemo debería tener las llaves que abren los armarios de la cantina en la que delfines borrachines, de hocico colorado, piden consumiciones y brindan con licor de algas. Bar que recibe la visita de pandillas de tiburones carpinteros que disimulan su apetito y su sed con cabezas de martillo, de sierra y de espada. Y hacen virutas con la pléyade de rémoras que les hacen la pelota a la espera de que caiga un gañote de foca.
Nemo debería tener las llaves del cofre del tesoro que perdió John Long Silver en los rompientes de una isla con volcán de forma de calavera, que de cuando en cuando, babea roca fundida para calentarse los pies que el viejo invierno marino le mete en los huesos de los ahogados que blanquean sus costas.
En el cofre del viejo truhán se esconden aparatos para que los humanos se dejen crecer las agallas, las branquias y el vello de piernas y brazos torne en plateada escama. Mecanismos que permiten al terrestre sentarse en los bancos de peces mientras las farolas de las anémonas le alumbran bajo los pies como el césped de la poseidonia bulle entre cloqueos de almejas, ostras y mejillones. Y lee viejos manuscritos que flotan entre mantas y rayas que alguien dejo caer desde la cubierta de un barco de nombre olvidado.
Sin lugar a duda Nemo sería el mejor cerrajero del mar si alguien le encontrara las llaves matarile, rile, matarile rileron

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…