Ir al contenido principal

QUERIDA ALCALDESA:

José Manuel Fernández es el presidente de la Asociación de la Prensa de Jaén. Este artículo está extraído de su bitácora "al otro lado del espejo". Más allá de geografías políticas y ubicaciones físicas, es llamativo como los muros se levantan por doquier.
Por cierto: la ciudad es Jaén y la alcaldesa Carmen Purificación Peñalver.

Yo le digo a mis compañeros que seguramente no te han dicho nada, que no sabes que queremos hablar contigo, porque de otra manera no se entiende. Desde hace meses, a poco de tu toma de posesión, te venimos pidiendo una entrevista desde la Asociación de la Prensa y seguimos en la espera. Se lo dijimos a Eduardo, a tu secretaria, a Margarito, asesor tuyo, creo, y todos, todas las veces, nos dicen que se concretará a la semana siguiente. Y así andamos. O sea, que no. Y no veo la razón.No creemos que sea por falta de tiempo, porque de continuo te vemos en reuniones de todo tipo, incluso ajenas a la actividad municipal, en comparecencias con el consejero Zarrías, el ex ministro tal o la ministra que corresponda, y sin embargo no tienes un momento para nosotros, ni siquiera cinco minutos tomando un café.Te vemos por la tele asistiendo a congresos sobre lenguaje para sordos, en visitas a instituciones y todo eso que llena la agenda de una alcaldesa. Es más, hemos conseguido con mucha mayor rapidez, entrevistas con el presidente del Gobierno y con la presidenta del Parlamento andaluz. Pero con la Alcaldesa de Jaén, no, y eso dice muy poco sobre nuestra capacidad de influencia, o sobre tus deseos de atendernos, que yo creo ciertos a falta de esa entrevista.Y es que lo nuestro es muy sencillo y muy simple: se trata de decirte que el trabajo de los periodistas con el Ayuntamiento, plantea ahora unas dificultades que antes no existían. Los concejales no pueden ponerse al teléfono, porque así se lo han dicho. Las ruedas de prensa, lejos de ser puntuales, pues agravan aún más los problemas de horario de los compañeros, que van siempre que pierden el trasero. Que hay ahora algún concejal al que aflora la insolencia cuando ve a un/a periodista que cumple modestamente con su obligación. Y no es plan.Como no lo es que el Ayuntamiento siga debiendo a la Asociación de la Prensa, desde hace más de un año, 8.000 euros, en virtud del convenio firmado para que entidades y asociaciones pudieran hacer uso del Centro de Prensa de Jaén, un proyecto aplaudido por ti y apoyado por tu grupo desde el principio, entre otras razones, porque habéis hecho uso de él a coste cero, un precio más que razonable.Además, queríamos hablarte sobre la precariedad laboral de los profesionales de los medios de comunicación, con los que mantienes citas prácticamente a diario, pero sólo para hablar de temas de tu interés. Buscamos ayuda del consistorio para paliar los problemas de la vivienda que padece nuestro colectivo, y poco más.No son temas trascendentes, ya ves, como para hurtar protagonismo a la gestión municipal, pero a los periodistas nos va media vida en el empeño de salir adelante y tú podrías echarnos una mano. Por eso creemos que tus fieles colaboradores no te han dicho nada todavía, razón por la cual nosotros seguimos esperando.Pero sobre todo, queríamos la entrevista para expresarte nuestros mejores deseos al frente de la Alcaldía, en la seguridad de que será un mandato venturoso para la ciudad de Jaén y sus buenas gentes. Sin más, recibe un respetuoso saludo, a condición de que, por una vez, seamos nosotros los que te convoquemos

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…