Ir al contenido principal

¡Pagad mamones, pagad!



Y es que nos roban. Con cuatro palabricas finas nos roban nos roban. Qué cantó el Carlos Cano avisando con sus coplas de que el bandolerismo, con uniforme y membrete, aún seguía por las serranías al acecho. La última fechoría detectada ha sido lo del sablazo a traición en el cobro de plusvalías de pisos y casas heredadas. Viviendas que resultaron estar habitadas por los polstergeits insaciables de municipios, cabildos y provincias. Meneaban cuadros, rompían fotos y hacían crujir los muros a la espera de hincar sus colmillos en el testamento de la abuela Cobraban las plusvalías aún a sabiendas que la peña tenía que vender por debajo del coste de mercado. Tan sólo en la provincia de Jaén han sisado unos 23 millones de euros. En periodo de recaudación; ni ejecutiva ni voluntaria; fraudulenta, siempre según el Tribunal Constitucional. Fincas encantadas por impuestos en lugar de por espectros. Los fantasmas son también un valor añadido. Si te descubren con un ectoplasma en el salón te arrean un catastrazo. Si los drones de Montoro sobrevuelan tu corral y fotografían a las ánimas arrastrando su bola y su cadena te espantan de tu cuenta corriente otro suculento porcentaje. Da miedo. Da como un repelús lo pardillos que somos. La mayoría de nosotros estamos hechos unos primos de tomo y del lomo en el que se nos adoban estos parásitos. Hemos caído en lo de la cláusula suelo, en lo de las preferentes, en lo de la baba de caracol y sus falsos efectos regeneradores, en la sisa mensual de la luz que nos deja a oscuras en la comarca con menos trenes del mundo y carísimos kilovatios. Facturas de una energía que no gastamos y que se detiene en impuestos, tasas, derechos, canonjías y prebendas de orondos y boquirrubios ejecutivos que antes fueron políticos y viceversa. Impuestos sobre las sucesiones y heredades que harían abdicar a no pocos príncipes porque no podrían pagar la herencia de hacerse con el reino. A lo que hay que añadir pequeñas sisas y derramas en las onerosas y numerosas fotocopias compulsadas ¿de verdad es necesario que nos sigan pidiendo una copia del DNI cada vez que iniciamos una gestión oficial? Las sanciones por esta póliza, por aquel sello, por rellenar un formulario, por formular una petición, por escuchar un «vuelva usted mañana» o por tomarse un biscúter fuera de la zona habilitada. Hay que abonar o te acogotan con los siete infiernos del embargo. Te congelan la nómina por las bravas, te meten la mano en el bolsillo. Primero te descuentan la pasta y luego preguntan sí eres tú. Ojalá fueran tan eficientes a la hora de cumplir lo prometido como lo son con su maquinaria recaudatoria. El sheriff de Nottingham campea por estos bosques sin que Hood le plante cara. Robin y Marian fueron contratados en un consejo de administración o metidos de paracaídistas en una lista electoral, en puestos de salida, por una comarca vecina de Sherwood. En el castillo hornean las carnes de jabalíes y corzos. Los villanos nos quedamos bufando y con las cuernas retorcidas. Nos cobran por todo y ellos no pagan por casi nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…