Ir al contenido principal

MEDIOCRES

 
Se les puede ver de lejos. Se les huele a decenas de metros. Una mezcla de colonia cara y humanidad que usan a granel, la primera, y con escasez la segunda. Son escandalosos. Gritan más que hablan. Se les oye a distancia porque alzan la voz casi tanto como los brazos. Sobresalen del grupo y de la conversación porque se acompañan de aspavientos y continuos manotazos al aire invadiendo el espacio del resto de contertulios. Sus teléfonos nunca están en silencio. Con una mano hacen molinetes sosteniendo el combinado de importación y con  la otra descuelgan su pinganillo para saludar al comunicante con un atronador diminutivo. Siempre dicen tener razón y lo de Cataluña, Siria o lo de Timor Oriental lo solventarían en cinco minutos si ellos mandaran algo. «Se sacan los tanques a la calle ¡coño!». Son mas que nadie desde siempre, desde toda su vida: demócratas, del Madrid, del Barça, de playa o de montaña. Son los que suben las entradas de la reventa porque quieren apuntarse el tanto de haber ido al último concierto de Springsteen o del Barrio mientras tararean «me subí a la reja» o «una vieja y un viejo van p´Albacete». Les suelen dar farias por montecristo en la sobremesa y se fían más del precio que han pagado que por su capacidad de percibir olores y sabores. Alardean de comer chuletones de buey de Kobe ataviados con camisetas en las que se pueden leer «I am a cow lover» que compraron en una carísima tienda de moda. Se chulean, con pecho palomo, de saber la diferencia que hay entre los vinos de la ribera norte y sur del Duero. En la mili jamás hicieron guardias o maniobras penosas y aseguran, hasta que ellos mismos lo creen a pies juntillas, que se encamaron con las meretrices más exclusivas de gratis gracias a sus encantos. Tienen coches potentes y, cada vez que tienen ocasión, enseñan los llaveros de unos automóviles que siempre compraron más baratos gracias a que conocían al gerentefulanodetal que les debía ciertos, y muy comprometidos, favores. Pisan la línea continúa continuamente y compran puntos del carné a tutiplén. Son de claxón fácil y acelerador blando. Airean la billetera para pagar otra ronda y acaparan tiques y recibos para pasarlos como gastos de empresa mientras ratean en la compra del supermercado. Suelen ser ascendidos hasta que demuestran su incompetencia. No tardan en hacerlo e intentan taparla con malos modos y jerga de gurús de la inteligencia emocional. Resumen la superación personal en clavar un letrero enfrente del retrete para motivarse mientras luchan contra el estreñimiento: «Detrás de los sueños siempre hay esfuerzos que la gente no ve». No tienen reparos en aprovecharse de los méritos de los demás y apuñalar al contrario sin pestañear. Siempre consideran que la película es mejor que el libro y que a ellos les deben pelotear como ellos pelotearon. No soportan a su lado a la gente independiente y con talento y prefieren cegarlos de un ojo que aprovechar sus amplitud de miras. Suelen ganar en solitario y decir: «hemos perdido» cuando llega la derrota. No es difícil reconocerlos. Estamos en sus manos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…