Ir al contenido principal

Qué raro es el trabajo




Casi en el principio de todo lo de trabajar se convirtió en condena. Perpetua losa que cayó sobre el fraticida Caín que tuvo que dejar la desahogada existencia que llevaba para ganarse el pan con el sudor de su marcada frente con el árbol de la vida. Árbol que bien podría haber sido un olivo si es que Caín hubiera podido encontrar curro en la provincia. Ya se sabe, y a las listas del INEM me remito, que lo de encontrar ocupación en los campos y mares olivareros es misión casi imposible. Estoy casi seguro de que si Caín hubiera sido de Jaén se tendría que haber buscado el sustento en los hoteles de la costa. Tendría que haber emigrado como lo están haciendo nuestros jóvenes y antes lo hicieron sus abuelos. Entre medias estamos una generación alimentada de espejismos. No hay trabajo en Jaén, como no hay trenes o buenas carreteras, y cada vez lo habrá menos. Los robots han llegado aquí para quedarse y San José Obrero seguirá amenazado por la desaparición de muchos puestos de trabajo que pasaran a formar parte del folclore y de la memoria popular. 

Oficios perdidos como los de segador o buhonero se unirán a los de interventor de banco o delegado provincial de ventas (públicas o privadas).  Lo mismo que serenos, resineros, hacheros, barquilleros, tinajeros y esquiladores han pasado a ser parte de nuestro pasado, los operarios de las cadenas de montaje, soldadores, oficinistas, analistas financieros, vendedores de seguros, cajeros, periodistas y hasta las estrellas de cine, están amenazados de extinción por la inteligencia artificial. Lo mismo que los cines de verano o los videoclubes están condenados a muerte por la voracidad de una tecnología que devora nuestro presente para transformarlo en un incierto futuro. Quien le iba a decir a nuestros abuelos que las varas de olivo iban a ser sustituidas por varas de fibra de vidrio. Que las mulas serían trocadas por motos de cuatro ruedas y que para entrar con la aceituna al molino habría que hacerlo insertando la tarjeta con el microchip de socio en la ranura adecuada. Ahora los olivares se controlan desde una aplicación del móvil y un gotero, por control remoto, deja salir la cantidad exacta de agua y nutrientes. Tiempos modernos en esta tierra antigua. Para qué sirve ya un manijero, un capataz o un encargado. También han despedido a los que pegaban carteles en las campañas electorales. Así no hay quien haga carrera, desde abajo, en la política. Tampoco tienen mejor suerte los secretarios, presidentes y líderes de los partidos. Se largan al paro entre ellos mientras que el desempleo les llega a las rodillas.  Tampoco pinta nada bien lo de la venta al menor y detall con ese gran escaparate, al alcance de un clic, del interné. Hoy sigue siendo el día del trabajo un concepto que se va convirtiendo en una tradición, apenas una fiesta, un día que alimenta el río de coches con conducción asistida por ordenador que pasan por encima del puente

Comentarios

Entradas populares de este blog

MOTÍN EN LINARES

El oficialismo sigue a lo suyo que no es otra cosa que apuntalar y sostener a la realidad oficialista. En esta provincia nunca pasa nada malo. Esa es la versión oficial de los hechos que se sostienen en unos cimientos fabricados de silencios y falsas ignorancias. Hacer cómo que no se ve lo que es, hace cómo que no exista lo que sigue siéndolo. Avestruces que meten sus cabezas en los cajones de los despachos oficiales mientras que sus cuidadores suben el volumen de los himnos para evitar que el rumor de las calles se cuele por las ventanas de oficinas, sedes y palacios. Que nada perturbe la paz. Las frases con membrete insisten en que «somos una gente tranquila que vive y muere en paz. Sin dar un ruido, sin molestar y que acepta por principio lo que establece el poder oficial. Gente de orden y concierto muy alejados de algaradas y disturbios». La realidad oficial con su silencio dice que lo del otro día en Linares no ha pasado. No ha sido. Si acaso fue un exabrupto sin mayores consecue…

ME NIEGO

Me niego a aceptar esa imagen de país rancio y apolillado que algunos dibujan para perfilar su paisaje político. Me niego a seguir aguantando que me tachen de subsidiado y duermesiestas para mecer el sueño delirante de unas élites. Me niego a que se siga pensando que me levanto temprano cada mañana para robarle el sustento a otros paisanos. Me niego a creer que todos los que enarbolan la bandera de su país sean unos fascistas y unos enemigos de la democracia. Me niego a ir detrás de unos tipos que se encaminan al precipicio provistos de paracaídas personal. Me niego a comprar la mercancía averiada que venden en puestos y esquinas sobre unas regiones pazguatas y atrasadas que no existen si no para robarles el brillo y el desarrollo a otros territorios. Me niego a tragar con eso de que por nacer más o menos arriba de un mapa eres mejor o peor persona. Me niego a cruzar ríos para que se agiganten las orillas y en lugar de ser aguas que unan aíslen. Me niego a seguir soportando las mentir…

JAÉN LA DE LOS PLANES

Todo comienza con un concejal reclamando al alcalde y éste reclamando a su diputado provincial que se pondrá muy estupendo en su comarca para llevar la queja al primer pleno posible. Antes la reclamación será estudiada por su grupo y el resto de grupos de la corproación que analizaran la reclamación con pelos y con señales. Ninguna reclamación debe quedar baldía ni olvidada en el páramo de las quejas. Los altos representantes harán radiografías y pormenorizados análisis de la queja. La reclamación debe ser mensurada, mesurada, pormenorizada, sectorializada, valorizada, registrada y decantada. Pasados estos pasos será elevada a la sesión plenaria en la que el presidente trasladará tan fundamentada queja en documento oficial; con sus membretes, escudos y campos de gules, marca de agua y pies de página en folio de papel barba; al departamento de envíos que señalará, matasellará y aherrojará con cédulas y pólizas tan principal documento rumbo a más altas instancias Así que la queja munícip…