Ir al contenido principal

Qué raro es el trabajo




Casi en el principio de todo lo de trabajar se convirtió en condena. Perpetua losa que cayó sobre el fraticida Caín que tuvo que dejar la desahogada existencia que llevaba para ganarse el pan con el sudor de su marcada frente con el árbol de la vida. Árbol que bien podría haber sido un olivo si es que Caín hubiera podido encontrar curro en la provincia. Ya se sabe, y a las listas del INEM me remito, que lo de encontrar ocupación en los campos y mares olivareros es misión casi imposible. Estoy casi seguro de que si Caín hubiera sido de Jaén se tendría que haber buscado el sustento en los hoteles de la costa. Tendría que haber emigrado como lo están haciendo nuestros jóvenes y antes lo hicieron sus abuelos. Entre medias estamos una generación alimentada de espejismos. No hay trabajo en Jaén, como no hay trenes o buenas carreteras, y cada vez lo habrá menos. Los robots han llegado aquí para quedarse y San José Obrero seguirá amenazado por la desaparición de muchos puestos de trabajo que pasaran a formar parte del folclore y de la memoria popular. 

Oficios perdidos como los de segador o buhonero se unirán a los de interventor de banco o delegado provincial de ventas (públicas o privadas).  Lo mismo que serenos, resineros, hacheros, barquilleros, tinajeros y esquiladores han pasado a ser parte de nuestro pasado, los operarios de las cadenas de montaje, soldadores, oficinistas, analistas financieros, vendedores de seguros, cajeros, periodistas y hasta las estrellas de cine, están amenazados de extinción por la inteligencia artificial. Lo mismo que los cines de verano o los videoclubes están condenados a muerte por la voracidad de una tecnología que devora nuestro presente para transformarlo en un incierto futuro. Quien le iba a decir a nuestros abuelos que las varas de olivo iban a ser sustituidas por varas de fibra de vidrio. Que las mulas serían trocadas por motos de cuatro ruedas y que para entrar con la aceituna al molino habría que hacerlo insertando la tarjeta con el microchip de socio en la ranura adecuada. Ahora los olivares se controlan desde una aplicación del móvil y un gotero, por control remoto, deja salir la cantidad exacta de agua y nutrientes. Tiempos modernos en esta tierra antigua. Para qué sirve ya un manijero, un capataz o un encargado. También han despedido a los que pegaban carteles en las campañas electorales. Así no hay quien haga carrera, desde abajo, en la política. Tampoco tienen mejor suerte los secretarios, presidentes y líderes de los partidos. Se largan al paro entre ellos mientras que el desempleo les llega a las rodillas.  Tampoco pinta nada bien lo de la venta al menor y detall con ese gran escaparate, al alcance de un clic, del interné. Hoy sigue siendo el día del trabajo un concepto que se va convirtiendo en una tradición, apenas una fiesta, un día que alimenta el río de coches con conducción asistida por ordenador que pasan por encima del puente

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA PROVINCIA MENGUANTE

A la provincia le está pasando como a Scott Carey el protagonista de la novela de Richard Matheson. Jaén se está encogiendo, menguando y empequeñeciendo mientras se engaña a sí misma diciendo que es la realidad lo que crece a su alrededor. La neblina misteriosa que se depositó en sus predios en los años en los que todo era oropel, brillo y dispendió acabó por afectarla de tan maravillosa manera que hasta los años le van quedando largos. Le sobran sus días y muchas de sus noches. Me lo dijo un poeta, que sin saber que lo es, acertó a pasar por este poyete: amigo aquí se acabó el año en el mes de julio, lo demás ha sido lana dada de sí en este chaleco al que se le va yendo la gente como se le fueron, hace tanto, las mangas. Y de la misma manera acabó yéndose por el desagüe del calendario, con un inaudible gorgoteo, este 2016 en el que se repitió el agujero de liderazgos y la orfandad de proyectos ilusionantes. Los titulares y los presupuestos generales de las administraciones…

METER LA PATA HASTA EL CORVEJÓN

Lo de meter la pata hasta el corvejón es algo innato en el ser humano desde la mas remota antigüedad. De hecho si los animales tuvieran esa capacidad, que no la tiene todavía, dirían hemos metido la pierna.Quizás la primera gran metedura de pata de la historia fue la del “hombre antecesor” mientras caminaba por la sierra de Atapuerca, con tan mala fortuna que a meter la pata en la sima de los huesoso y o volvió a salir de allí hasta un millón de años después.Metió la pata también, Viriato, al elegir a sus colegas de farra guerrillera o al pagarles un sueldo tan esmirriado que en cuanto vieron brillar el oro romano tomaron las de VilladiegoY es que todos metemos la pata pero lo peor es que quede escrita en la historia por los siglos de los siglos y lo que era algo articular pasa al dominio público para que se publiquen libros y se hagan chascarrillos.Otro gallo le hubiera cantado a Dupont, mucho menos el de la cárcel de aquel castillo, si no hubiera metido la pata en Bailén, donde Cast…

LEJANÍAS

El 10 de agosto de 1881 llegaba a la ciudad de Jaén el primer tren. Han pasado 135 años y las cosas parece, que ferroviariamente, no han ido a mejor. El viejo caballo de hierro no encuentra pastos en los que sobrevivir entre los bosques olivareros. Se muere y oxida entre la espesura montuna de tantas promesas olvidadas. En la jota de Jaén ya no cabe la ce de cercanías. Apenas la eme de la memoria da para engrasar los últimos raíles, que mohosos y rojos de orín, se hunden en la ciénaga de las mentiras que empantanan el paisaje. El que fuera vecino de estas páginas, el inolvidable Vicente Oya, ya describía allá por 2007 en este diario la difícil relación del tren con Jaén. Una rima que chirría desde hace décadas. «La llegada del tren a Jaén sirvió para consagrar la voluntad de la ciudad por ganar la llanura hacia el norte. Pero el tren no supuso para Jaén un hecho trascendente para su progreso. Otra cosa hubiera sido, por supuesto, que los grandes trenes pasaran por Jaén y no por Espelu…